jueves, 28 de abril de 2016

EL REFERENDO, UNA MANIFESTACIÓN DE FE DEMOCRÁTICA. por Jorge Emiro Rangel


El Pueblo de Venezuela ha dado, una vez más, una extraordinaria manifestación popular de apoyo y compromiso con la recolección de las firmas exigidas por el CNE, como paso previo, para dar inicio a la solicitud de referendo revocatorio del ciudadano Nicolás Maduro Moros, al cargo de Presidente de la República, a través de la MUD.

Ha sido sólo el comienzo de una movilización contra el régimen que presagia una derrota mayor que la asestada por los venezolanos a Maduro y sus compinches el pasado 06 de diciembre. Es además, una demostración elocuente de fuerza popular y del alto grado de civismo, fe y decisión democrática del Pueblo al utilizar, confiado en su idóneo funcionamiento, una de las vías pacíficas y constitucionales de participación ciudadana para resolver conflictos que, como el actual, han dañado seriamente a la sociedad y amenazan gravemente su  futuro.

Dado que la Ley Orgánica de Referendos aprobada en segunda discusión por la Asamblea Nacional no ha sido publicada en la Gaceta Oficial, el Referendo Revocatorio para cargos de elección popular se rige por la Resolución Nro. 070327-341 Normas para Regular los Referendos Revocatorios de fecha 27.03.2007, publicada en la Gaceta Electoral N° 369 del 13.04.2007; y, Resolución N° 070906-2770 Normas para Regular el Procedimiento de Promoción y Solicitud de Referendos Revocatorios de Mandatos de Cargos de Elección Popular de fecha 06.09.2007, publicada en la Gaceta Electoral N° 405 del 18.12.2007, donde se establecen tres fases para la activación del referendo revocatorio: 1) la conformación de Agrupaciones de Ciudadanos, si éstos son los solicitantes, o la promoción y solicitud por intermediarios de las organizaciones políticas; 2) la solicitud de apertura de procedimiento del Referendo Revocatorio Presidencial; y, 3) la convocatoria y desarrollo de los procedimientos para el Referendo Revocatorio. Etapas que en su conjunto requieren un máximo de 220 días, siempre y cuando el CNE no incurra en dilaciones que vacíen de contenido el legítimo derecho del Pueblo, en ejercicio de su Soberanía (artículo 5 Constitucional), de revocar al funcionario que no ha hecho buen desempeño de la función gubernamental para la cual fue electo. El Pueblo es garante del buen gobierno y por eso cuando la gestión pública no cubre sus necesidades y expectativas tiene el poder para revocarlo.

El propio Presidente de la República retó al sector democrático de la sociedad venezolana a “revocarlo”, el CNE el pasado 26 de los corrientes, por fuerza de los acontecimientos, emitió el formato de recolección de firmas del 1% de la población inscrita en el Registro Electoral (RE) para dar cumplimiento a la primera fase de activación del referendo revocatorio; presentadas las firmas el CNE en un lapso de 5 días continuos debe constatar si tal requisito fue cumplido e indicar a los promotores que convoquen, en los próximos 5 días hábiles a ese porcentaje (197.978) para que concurran ante las Oficinas Regionales Electorales, conforme al lugar de inscripción en el RE, para validar a través del sistema biométrico su respaldo a la solicitud realizada por la MUD, “validación” que tendrá lugar en un lapso de 3 días hábiles; luego, en un lapso de 20 días hábiles el CNE debe proceder a verificar si se logró alcanzar las validaciones necesarias y, en caso afirmativo, declarar constituida la Agrupación de Ciudadanos para que ésta pueda presentar la solicitud de apertura del procedimiento del Referendo Revocatorio Presidencial, dando inicio a la fase 2.

Auguramos por el bien del país y la confianza democrática de la población venezolana en la MUD, que el Referendo Revocatorio del Mandato del actual Presidente de la República tenga lugar antes del 10 de enero de 2017, pues de llevarse a cabo luego de esta fecha, corresponderá al Vicepresidente Ejecutivo de la República terminar el período constitucional hasta 2019, en cuyo caso, pese a la rotunda manifestación del pueblo por un cambio de rumbo en la conducción del país, el régimen a través del Vicepresidente seguirá su curso de implantación del “socialismo” conforme a los lineamientos del Plan de la Patria, sustitutivo de la Constitución, con la consiguiente desesperanza del Pueblo quien en definitiva seguirá padeciendo las penurias ocasionadas por un pésimo gobierno.

Como demócratas y miembros de la sociedad tachirense el Movimiento Independiente Democrático (MID), desea que el Referendo Revocatorio de Nicolás Maduro se materialice a través del mecanismo constitucional en curso, para que en un clima de confianza y esperanza esa Fuerza Popular, es decir, la Sociedad Civil obtenga de la MUD y los partidos políticos, la reciprocidad de respaldar la necesaria y urgente transformación radical del sistema político venezolano a través de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente por Iniciativa Popular como punta de lanza para la Reconciliación Nacional y la concertación de un Nuevo Pacto Social. 

                               Coordinador del Movimiento Independienyte Democratico..  
                                                                                 MID 

domingo, 17 de abril de 2016

Otra Venezuela es posible, convocando .... La C...... por Luis "Balo" Farias.

Hemos insistido, los Tachirenses, en la necesidad de un nuevo Pacto Social en Venezuela, para dar por finalizada la grave crisis por la que atravesamos desde 1978 (fecha del colapso histórico del Centralismo en nuestro País) según lo apuntan todos los que saben, y todos los estudios que al respecto se han hecho de nuestro subdesarrollo.

Antes de escribir del por qué un nuevo Pacto Social, o sea, de una nueva Constitución, veamos para qué  sirve, y para eso vamos a ver este vídeo:  https://youtu.be/KlWkAWER0l0
  
Así, una vez visualizado, entendemos que, una buena constitución, solo es un paso en el camino, a una sociedad pacifica, prospera y democrática

Cuando un país llega a un momento de crisis, (como el que, actualmente vivimos, todos en Venezuela), es cuando una nueva constitución, se hace más necesaria, y entonces les ruego ver ahora este nuevo video:  https://youtu.be/Kz0boxZ5co0

Así, fácilmente, entendemos que, debemos saber, de dónde venimos, y por tanto, que nuestra crisis tiene un componente histórico, que heredamos de la Colonia Española, con las tres características del centralismo (es nuestro legado español, ya agotado): 1) Un poder centralizado hoy, en el Presidente hegemónico de turno, que antes era, el inmenso poder que tenía, el Capitán General de la Colonia, 2) Una Federación de 22 Estados y 335 Municipios, hoy totalmente dependientes del Presidente hegemónico de turno y que antes eran, las siete provincias dependientes del poderoso Capitán General de la Colonia y 3) Un poder económico (la Renta Petrolera y el Precio de la Moneda, llámese BCV) centralizado en el Presidente de la República de turno y que antes era el poder mercantilista que tenía el Capitán General Colonial, representante de los negocios del Rey en nuestro país colonial. (leer libro, Crisis Venezolana, causas y soluciones estructurales: https://drive.google.com/file/d/0B6yI0gUROWzDcHk2LXVoZzU5YVk/edit?usp=sharing … … )

 Ese estado centralizado, fue el que cumplió su ciclo de vida en 1978, y al no avanzar a un estadio superior de desarrollo, a través de la descentralización del poder, (recomendado en 1984, en un informe de la Comisión presidencial para la reforma del estado, COPRE*)  dio origen, a lo que tenemos actualmente, al mutarse el centralismo social de la democracia representativa de la IV República, (que al fracasar y dejarnos, un país subdesarrollado, empobrecido, corrupto) nos entrego al centralismo neocomunista de la V República.

Algunos dicen, que una constitución no puede cambiar las cosas, pero veamos este nuevo video.  https://youtu.be/KzB3sHd6mnc

El Estado Venezolano, está conformado por un pacto social entre cuatro elementos: 1) Los Habitantes (que somos, todos los venezolanos) 2) El Territorio (conformado por los Limites de Venezuela) 3) Las Leyes (que son las normas que hacemos, a través de nuestros representantes elegidos constituyentistas o sea la Constitución) 4) El Gobierno (que elegimos los habitantes para que a través de esas Leyes nos gobiernen)

Visto así, lo que nos pasa como sociedad, es porque los venezolanos, no terminamos de aterrizar, en los artículos 347, 348, y 349 de la actual Constitución, y allí tenemos, las herramientas para cambiar el estado de cosas, que actualmente nos suceden y en eso se basa la propuesta que desde el Táchira, le hacemos a los Venezolanos.

Es convocar a un gran debate nacional, para, con inclusión de todos, poner encima de la mesa, y discutir, la causa estructural de nuestra crisis referida al centralismo del poder, y debatir, el Nuevo País Descentralizado, Primermundista, que proponemos; es abrir la posibilidad de hablar claramente de cambiar, la obsoleta y subdesarrollada, Democracia Presidencialista, por una moderna Democracia Parlamentaria Primermundista, como la que gobierna hoy día, a países que antes estuvieron incluso, peor que nosotros, (como Alemania, Italia, España, Noruega, etc.) y hoy tienen los estándares de vida, entre los más altos del planeta, por eso hablamos, de: "La Constituyente que nunca hemos tenido"

Nuestra Constitución nos da esa posibilidad, El art 347 reza que: "El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario, en ejercicio de dicho poder, puede convocar a una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar al Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.

El Art 348, reza: "la iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente, podrá tomarla El Preside ....  o el quince por ciento de los electores inscritos en registro civil y electoral (o sea, aproximadamente, tres millones de venezolanos)

El Art. 349 dice.." el Presidente, no podrá objetar la nueva Constitución, los poderes constituidos (o sea el CNE, TSJ, etc.) no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente.


Si activamos el proceso, los ciudadanos, investidos del poder originario, podríamos entonces plasmar en una nueva Constitución, un nuevo pacto social, una nueva distribución del poder en Venezuela, a través de la descentralización de A) El Poder Político, y así poseer constitucionalmente, Autonomías Regionales, Municipios fuertes, descentralización de la Salud, la Educación, la Justicia, de la vivienda, también descentralizar B) El Poder Económico a las regiones, para tener Autonomía, para industrializar las materias primas que poseemos en nuestros Estados y Municipios, sin depender del obsoleto y entrabado burocratismo del Centralismo, y así generar riqueza, para sus habitantes en las regiones, no dependiente de la renta petrolera, y por ultimo descentralizar c) El Poder Educativo y la innovación, para generar conocimientos en las regiones, con los académicos del lugar, de acuerdo a las fortalezas de cada sitio. (Leer: Proyecto País, Venezuela Reconciliada...

Como vemos, El Cambio, lo tenemos en nuestras manos, es solo dejar de ser pueblo, y convertirnos en ciudadanos, con deberes y con derechos, y con la sociedad civil organizada, no partidista, (Gremios, Colegios de Abogados, de Médicos, de Enfermeras, de Amas de casa, Estudiantes, Universidades, Ganaderos, Agricultores y Campesinos, Iglesias, Universidades, agruparnos bajo el paraguas de le recién creada Alianza Nacional Constituyente) buscar el apoyo de los partidos políticos (AD, Copei, Mas, PJ, Vente, Voluntad Popular, etc. y también los que quieran un país diferente del PSUV) y entre todos gritar desde el fondo de nuestros corazones:

Salvemos a Venezuela, Ella nos necesita, 
y es ahora, por tanto, convoquemos, 
La Constituyente que nunca hemos tenido.




*http://www.produccioncientifica.luz.edu.ve/index.php/cuestiones/article/viewFile/14388/14365

sábado, 9 de abril de 2016

La Democracia Parlamentaria ... ¿Una solución para Venezuela? por Luis "Balo" Farias

"El problema de América latina es que, 
mientras la sabiduría duda la ignorancia actúa"
Pablo freiri

Después de muchas lecturas, oraciones, discusiones, consultas e interpretaciones, alego que una de las causas estructurales más importante de la crisis venezolana, es la centralización de funciones, que nuestras constituciones le asignan al poder central, por lo que esté, siempre ha estado en muy pocas manos, y muy lejos del ciudadano, lo que ha devenido en corrupción, injusticia, exclusión social y malversación.

Los venezolanos reclamamos un cambio radical de nuestra precaria calidad de vida , por tanto, no es solo el cambio de un gobierno por otro, ni de un presidente por otro; este clamor nacional va más allá, y por eso queremos soñar con otra Venezuela, más moderna, incluyente y desarrollada y entonces nos preguntamos, ¿Qué es lo que han hecho otros países del mundo que han pasado por situaciones similares o más caóticas que la venezolana y han logrado superarlas?

La respuesta es sencilla, cambiaron la distribución del poder en sus sociedades; se reunieron, debatieron, discutieron, se empaparon del tema, y finalmente redactaron pactos sociales modernos, primermundistas, y se acercó al ciudadano, lo más posible, el poder (de tomar decisiones); Eso no es posible actualmente, porque nuestras ancestrales constituciones, legadas por años de caudillismo y militarismo, mantienen anclado nuestro país en el tercer mundo, entre los países más subdesarrollados del continente americano.

El Presidente de turno es hegemónico, y la economía y federación de 23 Estados y 335 Municipios dependen de su voluntad; Porque, así está plasmado en el contrato suscrito en la Constitución, y por eso nuestra pregunta ¿Como, poder desarrollarnos si estamos amarrados y anclados al pasado?

El Presidente de turno hace lo que le viene en gana y no rinde cuentas ante nadie. Presentar Memoria y Cuenta ante la Asamblea Nacional, es solo un retornelo de discursos y programas o desarrollos que no se ven por ninguna parte y los parlamentos están limitados en sus funciones, al no poder reducir, ni las funciones, ni las acciones del primer mandatario, porque ese poder imperial, se lo asigno, al mesías de turno, La Constitución.

La propuesta de transformar nuestra obsoleta democracia presidencialista, tiene como punto de partida, un tema que ha sido suficientemente plasmado en nuestros escritos, referente al agotamiento del presidencialismo (Estado Federal de Poder Centralizado, EFC), como régimen político en Venezuela y la necesidad entonces de plantear la "tesis del parlamentarismo" como estrategia para, a través de ella descentralizar el poder en Venezuela (Estado Federal de Poder descentralizado, EFD) y así, no solo reconstruir el país, sino en el camino también reconciliar a los venezolanos.

Recordemos que en la Venezuela de los años 80, ya se discutieron estos temas, primero en el seno de la Comisión presidencial para la reforma del estado (COPRE) y después por parte de la doctrina social, desde la perspectiva de una "Crisis del presidencialismo" que ya hoy día está en una etapa posterior, y se encuentra en fase terminal agonizante, por lo que creo al igual que muchos, que tenemos que poner nuevamente el tema en el debate político del país y buscar entonces, la sustitución del presidencialismo venezolano (el cual ya no tiene posibilidades de ser reformado), por la democracia parlamentaria.

Este tema lo planteo en 1960, Jovito Villalba, en 1976, Ramón J. Velázquez, en 1991 Arturo Uslar Pietri y en 1989 el Dr. Enrique Tejera Paris, en la doctrina por Carlos Ayala Corao, además de la COPRE y también, la comisión bicameral para la reforma del estado del último Congreso Nacional.

Si tenemos como referencia todas esta iniciativas, de estos ilustres venezolanos y comisiones creadas a tal fin, concluimos con estupor que bien tenía razón Paulo Freire cuando expreso, "El problema de América latina es que, mientras la sabiduría duda la ignorancia actúa"

No podemos seguir con la falsa premisa, de que "primero salgamos de esto" y después lo hacemos; Venezuela se nos está deshaciendo en nuestras manos, mientras seguimos dudando, y esperando que un nuevo mesías o sucesor después que "se entrone" vaya voluntariamente a llamar a los venezolanos a una Asamblea Constituyente, para distribuir los tres poderes que rigen la sociedad

1) El poder Político (Autonomías regionales, Municipios fuertes, descentralizar la Salud, La educación, La justicia, La seguridad, La vivienda etc.)
2) El poder económico (para generar riqueza, sin depender solo de la renta petrolera) y
3) El poder Educativo e investigativo (para generar conocimiento en las regiones y explotar las materias primas allí sembradas por Dios).

Creo lo contrario, y así, nos estamos constituyendo en el único planteamiento serio y coherente que se ha hecho a Venezuela en los últimos años, donde no solamente analizamos la causa estructural de la crisis, (Leer Crisis Venezolana https://drive.google.com/file/d/0B6yI0gUROWzDcHk2LXVoZzU5YVk/edit?usp=sharing … ) sino también estamos ofreciendo una hoja de ruta (perfectible 100%) para una solución definitiva a la misma, como es la descentralización del poder en Venezuela. Leer: Proyecto País Venezuela Reconciliada ... Vía constituyentehttps://drive.google.com/file/d/0B6yI0gUROWzDR29KUFBDQ0JPa2c/edit?usp=sharing … …

El cambio de régimen político venezolano, puede constituirse en el proyecto que nos hace falta, para llenar el vacío de mensaje, que tanto está afectando la credibilidad de los partidos políticos, y así ofrecer sin temor, un cambio radical que solo "la tesis del parlamentarismo" puede ofrecer y que sin duda nos conducirá por la senda de la modernidad y desarrollo tan ansiada por el pueblo venezolano. Así lo visualizo y escribió un ex presidente en su oportunidad: " ... El ejemplo de Europa es un tesoro para América Latina, ojala no seamos ingenuos para menospreciarlo (El Universal 26/05/04 Pág. 1/07)

Este inicio del camino, de una transición a la democracia parlamentaria, puede transformarse en el tiempo perfecto para que la enemistad manifiesta en las bancadas en pugna, puedan sentarse o podamos sentarnos, TODOS, partidos políticos (AD, COPEI, PSUV, PJ, VENTE, VP MAS, etc., etc.), y sociedad civil organizada, no partidista (Gremios, Colegios de profesionales, Sindicatos, Amas de casa, Estudiantes, Iglesia etc. etc.) a buscar un camino, que nos permita discutir sobre una realidad que nos puede servir como una tabla de salvación y de participación que tanta falta nos está haciendo.

En los EFDescentralizado parlamentarios, el ciudadano vota por la Asamblea Legislativa Nacional, (ALN) y estos parlamentos, genuinamente representativos del pueblo, deben elegir al Presidente de la República, (Jefe  del Estado), a un Primer Ministro, (Jefe del Gobierno). las Asambleas Legislativas  Estadales  (ALE), designan a los Gobernadores  de cada Estado, y las Cámaras  Municipales  a los Alcaldes de cada Municipio, y estos al Alcalde  Mayor.

Así los parlamentos pasan a ser los dueños de todo, y dictan las leyes y ordenanzas bien concebidas y analizadas en cada uno de sus ámbitos (nacional, regional, y municipal) así pasan a evaluar y controlar todo: y si es necesario revocan los mandatos de los funcionarios que designaron. (Es similar, a como una asamblea de propietarios de un conjunto residencial o edificio hace, con una Junta  de Condominio que no cumple con sus funciones)

No es, como nos sucede actualmente en la democracia presidencialista en que todo pertenece al "mesías de turno" que somete todo a su voluntad; y nadie puede (a pesar que se consigne en leyes) evaluar, controlar, ni obligarlo a rendir cuentas y menos aun, soñar siquiera con destituirlos si se portan mal (caso venezolano que nos ocupa desde hace muchas décadas atrás).

Que, ¿cómo lo hacemos? solo prestémosle especial atención a los artículos 347, 348, y 349 de nuestra actual Carta  Magna ... allí está, la solución del país.

                                                     Los invito a debatir el tema 

viernes, 1 de abril de 2016

QUE CULPA TIENE LA ESTACA SI EL SAPO SALTA Y SE ENSARTA



Arq. Luis Granados

Cuando la necedad o terquedad en niños, jóvenes o adultos, de persistir en obstinados propósitos o conductas equivocadas, que ocasionan  seguros y lamentables daños y serios problemas a ellos y su entorno, y ante la negativa de acatar  las sanas y reiteradas advertencias para corregirlas por parte de padres, familiares o amigos, que solo les desean el bien, sucede que al no ser acatados y ya resignados, por lo general siempre se les oye la expresión: “que culpa tiene la estaca si el sapo salta y se ensarta”.

Y es que hoy no puede ser mas apropiado ese sabio decir popular, porque a pesar de los legítimos esfuerzos que los diputados de la alternativa democrática hacen en la Asamblea Nacional, enfrentan  y  conocen el talante sectario de una bancada oficialista brabucona  y sectaria, que rechazan desde la “estaca” de la sala constitucional, irrita y espurea del TSJ,  toda iniciativa legislativa, violando constitución,  leyes, atribuciones y decisiones que le son propias al poder Legislativo. De manera que no hay que seguir como el sapo, por más que se le quiera, saltando sobre la estaca, pues  esto ya angustia, preocupa y desalienta razonablemente a crecientes mayorías de venezolanos, que se preguntan  ¿hasta cuándo se mantendrá esta práctica y actitud frustrante, terca y suicida de la oposición parlamentaria? 

La legitima y sentida aspiración de cambio expresada por la gran mayoría de venezolanos el  6D, y el plazo de seis meses para concretar ese cambio o salida del régimen, hizo que los principales voceros de los partidos agrupados en la MUD, saltaran individualmente sin mayor estudio de factibilidad de las opciones contempladas en la constitución a la pista, en sorpresiva lid para promover y vender su propia opción o salida, y ninguno fue menos en esa competencia que esperábamos fuera una decisión unitaria, pero no fue así. Ahora tenemos un certamen de salidas que nos debilita y divide el esfuerzo y opinión de los venezolanos,  que si queremos una autentica y unitaria solución para Venezuela, pero parece que privaron una vez más, como ya es costumbre, las agendas propias por encima de la agenda de Venezuela Primero. 

Pues bien, todas son plausibles y constitucionales y no se contraponen  y deseamos de verdad su éxito. De las contempladas por iniciativa popular está el Referendo Revocatorio y la Iniciativa Popular Constituyente Originaria, convocada por el 15% (3.000.000 aprox.) de las firmas del soberano inscritos en el RCE. Esta la dejaron de última como bateador emergente salvador del juego por si las demás fracasan ante la estaca del régimen, cuando debió ser la primera y única escogida por todos. Ya estaríamos con los tres millones de firmas recogidas y en pleno proceso de campaña de tres meses para elegir los constituyentistas, de manera que ya para agosto se estaría instalando la  nueva y democrática Asamblea Nacional Constituyente, de acuerdo a las bases y ruta constituyente ya elaboradas por la Alianza Nacional Constituyente..

Pero como el régimen también juega y lo hace con ventaja y con sus propias reglas, con la incondicionalidad de la “estaca” del TSJ; cada vez mas  y de manera reiterada , sus mas altos voceros advierten y señalan con antelación y soberbia que Maduro no renunciara, pero un sector opositor salta y pide la renuncia y convocan al pueblo a la calle para pedirla, otro sector salta y pide la enmienda y hasta la reforma a la constitución y  el propio Maduro señalo que no permitirá que se modifique ni una letra de la constitución actual; otros al saltar llegaron hasta  señalar que Maduro saldría por abandono del cargo, pues recientemente, que se sepa, en Venezuela quien lo ha abandonado es Chávez porque murió y Pérez Jiménez que se fue en la Vaca Sagrada desde la Carlota, otro sector salto y pidió el referendo revocatorio del mandato y hasta ya están solicitando firmas por adelantado como para practicar la recolección del 20% (4.000.000 aprox.) , pues el CNE es quien tiene la potestad de dirigir el proceso y recoger las firmas con sus funcionarios en planillas y sitios que el organismo electoral determine y se corre el riesgo que si el mismo se celebra en el próximo año, nada imposible, y se gana, concluirá el mandato el vicepresidente. 

Es sobre esta última materia  que se ha presentado un proyecto de ley, muy necesaria de Referendos, que debería facilitar acorde con el mandato constitucional vigente, la participación  y el ejercicio de derechos humanos políticos que Venezuela además ha suscrito, pero el proyecto sorpresivamente fortalece más al cuestionado CNE de incierta renovación de sus rectores y le da el mandato adicional que también  debe organizar y normar todo lo concerniente a la convocatoria de un proceso constituyente, incluso el convocado por iniciativa popular, que es la depositaria de la soberanía nacional, artículos 5, 70, 347 y 348 constitucional, por lo que esta atribución dada por la Asamblea Nacional al CNE (Ambos son poderes constituidos) es inconstitucional por cuanto que  “el pueblo retiene siempre la soberanía ya que, si bien puede ejercerla a través de sus representantes, también puede por sí mismo hacer valer su voluntad frente al Estado. Indudablemente quien posee un poder y puede ejercerlo delegándolo, con ello no agota su potestad, sobre todo cuando la misma es originaria, al punto que la propia Constitución lo reconoce. De allí que el titular del poder (soberanía) tiene implícitamente la facultad de hacerla valer sobre aspectos para los cuales no haya efectuado su delegación”. Situación esta que de concretarse de acuerdo a la hoy  voluntad de la oposición y no me extrañaría de la bancada roja rojita, el mencionado proyecto va a resultar siendo en gran medida una versión “aumentada y mejorada” para beneplácito del régimen, del reglamento que el CNE en el 2007 promulgo para normar estos procesos constitucionales, que hoy hace prácticamente imposible realizar, dado el férreo control y trabas que el régimen tiene y ejerce desde el organismo electoral. Tan es así, que el propio Maduro reto recientemente a la oposición a que le convocaran un referendo Revocatorio de Mandato. No me cabe duda alguna que esta Ley de Revocatorios así sancionada la estará esperando afanoso Maduro para firmarla y promulgarla.

De manera que ante este incierto panorama de gravísimas consecuencias en todo y más amplio sentido para el país, tendrá razón el soberano cuando comenta:  será que frente a esta actitud obstruccionista del gobierno es que las agendas ocultas de algunas individualidades o grupos quieren aprovecharla, como ya lo están haciendo, para justificar que debemos salir ahora a derrotar nuevamente al gobierno en las urnas para ganar unas 17 gobernaciones y luego las alcaldías y luego en el 2019 la presidencia y así el gobierno termina su periodo, un Mesias opositor llega a la Presidencia y los venezolanos muriendo por montones hambrientos y sin atención médica y los presos políticos, presos siguen, en un país endeudado y en quiebra, con profunda crisis de valores y principios y de sus instituciones, país que requiere de un cambio radical y profundo  de sus estructuras mediante un proceso constituyente para refundarlo y no para cambiar un mesías por otro. No creo que hasta ahí pueda llegar el cálculo politiquero e irresponsable plasmado en el desprecio y abandono hacia una  Venezuela que dolorosamente hoy se sale de nuestras manos.. Ni tampoco creo que los venezolanos aguantemos hasta allá esta lacerante agonía.

Pues bien, el pasado miércoles 30, ante la Asamblea Nacional fue entrgada una carta http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/2016/03/carta-la-asamblea-nacional-ley-organica.html). dirigida al Pdte de La Asamblea Nacional, diputado Ramos Allup, que recoge, como se  obtiene de su lectura, la motivación y propósito de venezolanos y organizaciones promotores de una gran Alianza Nacional Constituyente, donde se solicita no sea aprobada en los términos actuales la mencionada Ley que cierra incluso la opción que la misma MUD esgrimía, de que sea convocada por el soberano una Asamblea de carácter originaria, que de contar con el apoyo mayoritario de todos los sectores del país, políticos o no, en un lapso de  cinco meses, de acuerdo a las Bases Constituyente ya elaboradas al respecto, estaría esa Asamblea apartando del poder al actual régimen, liberando los presos políticos y proseguiría elaborando una nueva constitución nacional que nos una en la refundación de la nueva y vigorosa Republica, que todos queremos y construiremos juntos.

Propósito que no abandonaremos. Con la Constituyente cambiamos todo.

miércoles, 30 de marzo de 2016

Carta a la Asamblea Nacional - Ley Orgánica de Referendos 30-03-2016





San Cristóbal, 29 de Marzo de 2.016

Ciudadano
Dr. Henry Ramos Allup
Presidente y demás Diputados que integran la
Junta Directiva de la Asamblea Nacional
Su Despacho.

Asunto: Opinión sobre
Proyecto Ley Orgánica de Referendos

Honorables Diputados:

En nombre del Movimiento Independiente Democrático (MID), muy respetuosamente nos dirigimos a Ustedes con fundamento en el artículo 211 de la Constitución, a fin de exponer nuestra opinión, como ciudadanos organizados al Proyecto de Ley Orgánica de Referendos, aprobada en primera discusión el 10.03.2016, por las razones siguientes:

El pueblo de Venezuela de manera clara y contundente se pronunció por un cambio de rumbo en la conducción del actual sistema político y depositó su confianza en los diputados que hoy integran la Asamblea Nacional. La manifestación popular fue unánime al respaldar la unidad en la esperanza de alcanzar soluciones eficaces desde el Poder Legislativo para superar la grave situación de desabastecimiento, inseguridad, corrupción y pérdida de valores, aupados desde el gobierno nacional, que han conducido a la sociedad venezolana a vivir en condiciones de mendicidad (especialmente por alimentos y medicinas), agravada por una inflación galopante. El rescate del Poder Legislativo se debe a la soberanía popular y a ella está sometido éste importante órgano del Estado (artículo 5 Constitucional).  

A casi tres meses de instalada la Asamblea Nacional, todos hemos sido testigos del esfuerzo de los diputados del bloque democrático por mejorar las condiciones de vida de la población venezolana, a través de proyectos de ley y otras actuaciones igualmente importantes. De igual manera, observamos con  preocupación la negativa y resistencia por parte de los autodenominados “diputados de la Patria”, del Poder Ejecutivo en la persona del Presidente de la República, del Tribunal Supremo de Justicia, del Poder Ciudadano y del Electoral, a respaldar las acciones legislativas y contraloras que legítimamente debe ejercer la Asamblea Nacional. 

Frente a tal situación, el Poder Legislativo ha optado por dar cauce a diversos mecanismos constitucionales: renuncia, enmienda, referendo revocatorio, abandono del cargo; y, como última opción, la Asamblea Nacional Constituyente, para alcanzar de manera pacífica y constitucional el cambio del Presidente de la República, lo que nos hace pensar, que la aprobación en primera discusión del Proyecto de Ley Orgánica de Referendos, va en la dirección de encausar a través del CNE la revocatoria del mandato Presidencial.

En este orden de ideas, si bien apoyamos la necesidad de una ley formal en materia de referendos, no compartimos el criterio de los redactores del Proyecto, por cuanto en nuestro criterio, el proyecto de ley no cumple con la obligación del Estado “de facilitar la generación de las condiciones más favorables para la práctica del derecho a la participación política“, como lo establece el Artículo 62 de la Constitución, y lo que es más grave, está viciada de inconstitucionalidad al incluir en el artículo 81 y siguientes, Capítulo VIII, Título V, un Referendo para la Convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, conculcando no sólo el derecho humano a la participación política, sino también el ejercicio directo del Poder Constituyente Originario por parte del pueblo. El Poder Constituyente es un poder natural, inmanente al ciudadano, su razón de ser es existencial y no normativo. La voluntad del pueblo es la base de la Autoridad del Poder Público y ese Pueblo tiene el derecho humano a ser protagonista de su destino.   

Como miembros de la Sociedad Civil Organizada, manifestamos nuestro desacuerdo y rechazo a la inclusión bajo el Título V, Capítulo VIII, artículo 81 y siguientes del citado proyecto de ley, de un Referendo para la Convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, toda vez que el Constituyente de 1999 dejó claramente establecido el carácter originario del poder constituyente y la imposibilidad del poder constituido de normarlo, asunto que fue ampliamente debatido y así consta en el Diario de Debates de la Asamblea Constituyente.

La sustitución del sistema representativo y ejercicio de la soberanía a través de los poderes constituidos cambió con la Constitución de 1.999 y es por ello que no se puede cercenar el ejercicio del poder constituyente originario bajo el argumento de “regular diversas modalidades de referendo, como mecanismos de ejercicio directo de la soberanía”, como lo señala la Exposición de Motivos 

Honorables Diputados, el Constituyente de 1999 en los artículos 347 y 348 fue explícito al determinar:
a) el titular o depositario del poder constituyente (el pueblo de Venezuela), al que calificó de  originario”;
b) el fin perseguido con el ejercicio del poder constituyente (transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución); y,
c) los titulares de la iniciativa y los requisitos para la convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente (en el caso de los electores, con el quince por ciento de los inscritos en el registro civil y electoral). 

Es decir, no previó el Constituyente otro requisito distinto al ejercicio por parte del pueblo de Venezuela, de sus poderes creadores, como reza el Preámbulo de la Constitución.

En este orden de ideas, como precedente y en respaldo de nuestra opinión negativa a la regulación o inclusión de un Referendo para la Convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, propuesta en el proyecto de Ley Orgánica de Referendos, consideramos oportuno citar parcialmente el dictamen del Constituyente Elías Jaua Milano (hoy Diputado de la Asamblea Nacional), quien en artículo publicado en el portal web Aporrea.org, de fecha 01.11.2002, titulado “LA HISTORIA Y EL ESPÍRITU DEL ARTÍCULO 350”, expuso:

“ (…) Para ello, debo comenzar por exponer fragmentos de la comunicación que dirigí, el 28-10-1999, al Presidente de la Comisión Constitucional de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), Hernán Escarrá, la cual fue distribuida a los 131 Constituyentes, donde planteo la necesidad de modificar el capítulo denominado De la Asamblea Constituyente, capítulo III del título IX, del proyecto constitucional discutido en plenaria:   
(.....) Dicha solicitud, la hago tomando en consideración que el poder constituyente originario es y será siempre anterior y superior a cualquier Constitución, incluso a la que estamos aprobando, y por tanto no debe ésta codificarlo, sino simplemente reconocerlo e indicar algunas referencias para la convocatoria a una Asamblea Constituyente. En tal sentido, propongo reducir este capítulo a un solo enunciado, que quedaría redactado de la siguiente manera:
ARTICULO. El Pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder puede convocar una Asamblea Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una Constitución democrática. Dicha convocatoria se considerará tema de especial trascendencia nacional.
El pueblo de Venezuela, fiel a su tradición de lucha por la independencia, la paz y la libertad, desconocerá cualquier régimen, legislación o autoridad que contraríen nuestros valores y principios republicanos y menoscaben los derechos humanos y las garantías democráticas. * Se suprimen todos los demás artículos del Capítulo.
Con esta redacción queda claro que esta Constitución democrática, reconoce que su origen y su ser responden a la voluntad originaria del pueblo. Asumiendo con humildad, su carácter posterior e inferior y por tanto la imposibilidad de codificar al poder constituyente.
Se señalan maneras de cómo puede convocarse, simplemente como referencias “... tema de especial trascendencia nacional” (ver sección  “ Del referéndum).
Se reconoce la tradición de lucha del pueblo de Venezuela contra la tiranía, señalando los valores y fines que siempre han guiado la resistencia en nuestro país. Dejando cerrado al paso cualquier interpretación regresiva.(1)
Esta propuesta fue realizada considerando, que el capítulo presentado por la Comisión Constitucional a la plenaria de la ANC pecaba del afán conservador de normar el ejercicio del Poder Constituyente. El referido capítulo contenía artículos en los cuales, desde mi punto de vista, se le colocaba límites al poder originario y se le permitía al poder constituido interferir en las decisiones del Constituyente. 
Pero de igual manera, como se explica en el último ítem (1) del  fragmento citado, propuse que el referido artículo estableciera el derecho a desconocer, sin normarlo, cualquier visión retrograda de la historia que intente escudarse tras la libertad del poder originario para imponer un esquema político que no se corresponda con nuestra tradición libertaria y restringa o suprima derechos humanos fundamentales.
Este planteamiento fue discutido ampliamente en la plenaria del día 9 de noviembre de 1999, tal como quedó plasmado en el diario de debates de la ANC (páginas 62 a la 68). Posteriormente, en la plenaria del 14 de noviembre de 1999, como consta en las páginas 57, 58 y 59 del mencionado diario se aprobó, recogiendo el espíritu de las observaciones en el sentido que habíamos argumentado. Quedando finalmente el texto que fue sometido a referéndum popular el 15 de diciembre de 1999 y publicado como Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en  la Gaceta Oficial del 24 de marzo del 2000.
Es así como, el Constituyente dejó claramente establecido en los artículos 347, 348 y 349 el carácter originario del poder constituyente y la imposibilidad del poder constituido de normarlo. Pero de la misma forma, quiso el Constituyente evitar cualquier interpretación regresiva, autoritaria o antinacional del poder originario de la Asamblea Constituyente. Es por ello, que en el artículo 350 se colocan frenos, apelando a referentes políticos e históricos de nuestra formación como Nación, al desarrollo de tendencias políticas y sociales retrogradas en la normativa constitucional y legal de nuestra sociedad. (…)”. Subrayado añadido.

De la opinión dada por el hoy Diputado Elías Jaua Milano en concordancia con el diario de debates de la ANC y la doctrina constitucional imperante en Venezuela, es válido y ajustado a derecho afirmar, que no es necesario llevar a cabo un referendo consultivo (artículo 71 Constitucional) para la Convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente, por ser contrario al espíritu, propósito y razón del Poder Constituyente manifestado en 1999, y por ello peticionamos que sea eliminado del Proyecto de Ley Orgánica de Referendos, por las razones siguientes:

1   1.-En el texto constitucional aprobado por el pueblo el 15 de diciembre de 1999 y publicado como Constitución de la República Bolivariana de Venezuela, en  la Gaceta Oficial del 24 de marzo del 2000, fue suprimida la expresión tema de especial trascendencia nacional”.

2   2.- Porque el Poder Constituyente originario está incluido expresamente en la Carta Magna como medio de cambio constitucional, sin menoscabo de la supremacía de ésta dentro del ordenamiento jurídico, en consonancia con el sistema participativo, conforme al cual el pueblo retiene siempre la soberanía ya que, si bien puede ejercerla a través de sus representantes, también puede por sí mismo hacer valer su voluntad frente al Estado. Indudablemente quien posee un poder y puede ejercerlo delegándolo, con ello no agota su potestad, sobre todo cuando la misma es originaria, al punto que la propia Constitución lo reconoce. De allí que el titular del poder (soberanía) tiene implícitamente la facultad de hacerla valer sobre aspectos para los cuales no haya efectuado su delegación. 

En lo que respecta al ejercicio del derecho humano político a la participación ciudadana mediante referendo, resulta sorprendente e inaudito que una Asamblea Nacional conformada mayoritariamente por representantes del sector democrático de la sociedad venezolana, que ha planteado al país el cambio de gobierno como solución a la crisis, someta el ejercicio de dicho mecanismo a la previa  constitución de “agrupaciones de ciudadanos que promuevan el referendo” (artículo 10),  que deben ser aprobadas previamente por el CNE (artículo 15). Esto implica un requisito previo e inaceptable en el que se deben recolectar firmas del 0,5% de electores solo para constituir esas agrupaciones, en los “puntos de recolección de firmas” (artículo 16) para que pueda ejercerse la iniciativa de referendos, firmas que además deben ser sometidas a verificación por parte del CNE. Evidentemente que en modo alguno se puede afirmar que el Proyecto de Ley Orgánica de Referendos, facilita “la generación de las condiciones más favorables para la práctica del derecho a la participación política“, lo que propicia son mejores condiciones para que participe el menor número de ciudadanos, vulnerando el ejercicio de la soberanía por parte del pueblo.

Tampoco es aceptable, que el objetivo de la nueva ley esté limitado a “superar una omisión legislativa”, como reza la exposición de motivos, cuando el articulado del Proyecto de Ley Orgánica de Referendos difiere poco del contenido de las regulaciones limitativas vigentes emanadas del CNE, y en modo alguno “abre[n] cauces adecuados para la participación de la ciudadanía”. La participación ciudadana exige amplitud y por ello, ninguna iniciativa para la recolección de firmas para un referendo puede ser “declarada improcedente”  por parte del CNE, como se establece en el Proyecto. 

En el caso de los partidos políticos, el artículo 11 del citado proyecto, impone que sea la asamblea del  partido  la única instancia que puede decidir tomar o no, la iniciativa del proceso de referendo. Para que sirven entonces las directivas de los partidos? Si en todo caso luego hay que recoger casi 4 millones de  firmas que es lo que realmente importa para iniciar el proceso.

Como si no fuesen suficientes las trabas establecidas en el proyecto de ley, todo el largo proceso de promoción del referendo queda sometido a la aprobación por parte del CNE. El artículo 14 da todo el poder al CNE para que decida cómo, cuándo y quién puede participar o no al establecer que  solo si la solicitud de promoción de referendo cumple con los innumerables requisitos, es entonces cuando el CNE puede considerar su aprobación. En otras palabras, el árbitro electoral es el que decide si los ciudadanos pueden o no ejercer el derecho humano a la participación política, conculcando el ejercicio de la soberanía en la Promoción e Iniciativa Popular del Referendo. Todas estas disposiciones deben ser eliminadas porque minan los más elementales derechos ciudadanos.

Por si fuera poco, el artículo 26 determina que ”cuando la iniciativa de referendo sea de ámbito nacional”, la participación ciudadana queda constreñida a que solo pueda expresarse en el plazo de 20 días mediante firmas que solo pueden  recogerse en “puntos de recolección ”que en definitiva quedan  al arbitrio del CNE . El artículo 30 que deja igualmente al  criterio del CNE la publicación de la iniciativa.

La instalación de los requerimientos “tecnológicos” para la  postulación y acreditación de los testigos que participarán en la fase de recolección de las firmas (artículo 29); el uso obligatorio de las famosas capta huellas que controla el CNE (artículo 34); el resguardo por parte del Plan República de las firmas y todo el material recabado por los promotores del referendo (artículo 35); la garantía de “confidencialidad” de las firmas (con la buena intención presumimos, de evitar la repetición de la perversa “Lista Tascón”) prevista en el artículo 37 no es tal, ya que durante más de cinco (5) días el CNE y la Fuerza Armada tendrán a su disposición toda la data de los ciudadanos; y, el considerable tiempo (aproximadamente 352 días continuos, es decir casi un año) establecidos en el articulado del proyecto de ley para cumplir con  los pasos y trámites ante el CNE, nos llevan a concluir, que la proyectada ley en modo alguno favorece y promueve el ejercicio  del derecho a la participación ciudadana. 

También resulta inaceptable, que si la iniciativa de referendo emana de algún poder público, ejemplo, el Presidente de la República, o  la Asamblea Nacional (artículo 39), tenga que ser aprobado por el CNE (artículo 40). Lo que sí es meritorio en el proyecto de ley, es la inclusión del denominado “silencio Administrativo Positivo” y debe mantenerse en respeto del derecho de los ciudadanos a obtener oportuna respuesta por parte de los órganos del Estado. 

En nuestra opinión, el Proyecto de Ley Orgánica de Referendos no llena las expectativas legítimas del pueblo venezolano para el ejercicio del derecho humano a la participación política, por cuanto viola el ejercicio del poder constituyente originario por parte del pueblo para convocar a una Asamblea Nacional Constituyente por iniciativa popular, imponiendo requisitos distintos a los establecidos por el Constituyente en el artículo 348 (vicio de inconstitucionalidad); y, en materia de referendo revocatorio, se refuerza al extremo el poder del CNE que como órgano del Estado debe estar al servicio de la soberanía popular y no a la inversa, razones suficientes por las que solicitamos a esa Honorable Asamblea Nacional que rechace en segunda discusión el citado Proyecto de Ley, total o parcialmente conforme a lo previsto en el artículo 108 del Reglamento de Interior y de Debates de la Asamblea Nacional

Finalmente, responsablemente hacemos del conocimiento de la Asamblea Nacional, que ante la incertidumbre reinante en el país frente a un Presidente de la República aferrado al poder, sin importar las necesidades y sufrimiento de toda la población, nuestra propuesta “Proyecto País Venezuela Reconciliada… Vía Constituyente” (http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com), tiene hoy más vigencia que nunca, por cuanto sostenemos que no basta con cambiar un Presidente por otro sino que es necesario acometer sin más dilación, el cambio profundo del sistema político y de la sociedad a través de la convocatoria por iniciativa popular al Poder Constituyente Originario (artículos 5, 347 y 348 Constitucional), como poder soberano previo y total, que puede, en todo momento, modificar y transformar el ordenamiento constitucional, actuando como titular de la soberanía, sin limitación o cortapisa alguna por parte de los poderes constituidos. 

Para el logro de este objetivo, el MID junto a otras organizaciones de la sociedad civil, ciudadanos y movimientos políticos de todo el país, bajo la coordinación de la Alianza Nacional Constituyente (ANC), hemos dotado a la iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente por iniciativa popular de un mecanismo operativo inédito, denominado Bases Constituyentes. Propuesta de los Ciudadanos para la Reconciliación y el Cambio, contentivo a su vez de las Bases Comiciales, redactado con fundamento en los artículos 2, 5, 19, 22, 39, 40, 62, 70, 347, 348 y 349 de la Constitución y en los Tratados Internacionales suscritos por la República (http://ancoficial.blogspot.com/).

Nuestra decisión en modo alguno pretende dividir o confrontar las alternativas propuestas por esa Honorable Asamblea Nacional para dar lugar al cambio de gobierno, más somos  consecuentes con nuestros principios y creemos firmemente que en este año, con el concurso de todos los venezolanos, teniendo como norte la reconstrucción de Venezuela, podemos a través del ejercicio directo del Poder Constituyente Originario, Convocar por iniciativa popular a una Asamblea Nacional Constituyente, en los términos propuestos en las Bases Constituyentes y Bases Comiciales, y que la Asamblea Constituyente adopte soberanamente las decisiones que estime necesarias y convenientes para dar solución a las penurias que padece la población, para lo cual existen constituidas en varios estados del país “Juntas Activadoras del Poder Constituyente Originario”. 

A título de reflexión, en el derecho legítimo que esa Asamblea Nacional atienda nuestra petición y no coarte  inconstitucionalmente la fuerza popular impulsada por la necesidad de dar satisfacción oportuna y eficiente al restablecimiento de la democracia y la unidad nacional, a través de la discusión y concertación de un nuevo Proyecto de País en el seno de una Asamblea Nacional Constituyente, tomamos prestadas las palabras del Dr. Luis Manuel Aguana, miembro de la Alianza Nacional Constituyente, escritas para comunicar la ACTIVACION DEL PODER CONSTITUYENTE ORIGINARIO A NIVEL NACIONAL en acto celebrado el pasado 17.03.2016, en el Auditorio del Colegio de Ingenieros de la ciudad de Caracas, que citamos a continuación:
“Finalmente, quiero hacer mías las palabras del Dr. Paúl Escovar coordinador de la Alianza Nacional Constituyente del Estado Carabobo en el evento de lanzamiento el día de hoy: “...yo quisiera que mis hijos, que mis nietos, me recordaran como una generación distinta, no como la generación de aquel país que fue un país de fuga, yo quiero dar paso a ese recuerdo y que nos recuerden como esta generación que decidió quedarse en el país, que decidió con pasión luchar por su reconstrucción. Quiero que se sientan orgullosos de nuestra decisión; quiero al igual que nosotros que tuvimos aquel país maravilloso donde los sueños y las realidades parecían convivir, quiero que ellos sientan lo mismo, y que mañana puedan decir con orgullo, mis abuelos, mis antepasados, tomaron la decisión acertada y por eso vivimos en este país maravilloso de hoy...”. Y yo les digo, comencemos desde hoy a construirlo sin perder más tiempo. Hay que seguir creyendo en los poderes creadores del pueblo venezolano... (Blog: http://ticsddhh.blogspot.com/ Artículo titulado “ALIANZA NACIONAL CONSTITUYENTE”, Caracas 17 de marzo de 2016). Negritas añadido.

Solicitud de derecho de palabra. Con fundamento en el artículo 211 de la Constitución en nuestra condición de ciudadanos venezolanos e integrantes del Movimiento Independiente Democrático (MID), pedimos un derecho de palabra ante la Asamblea Nacional o la Comisión Permanente que corresponda, durante el procedimiento de discusión y aprobación del Proyecto de Ley Orgánica de Referendos, en los términos que establezca el Reglamento de la Asamblea Nacional. Agradeciendo que nos sea comunicada con suficiente antelación la respuesta para coordinar el traslado desde San Cristóbal a la ciudad de Caracas.
En espera de oportuna respuesta a las peticiones contenidas en la presente comunicación, citamos la siguiente dirección: Las Vegas de Táriba, C.C. Las Vegas, Apto único, Estado Táchira, nuestro correo electrónico jorgeran39@gmail.com, y teléfono de contacto: 0424-748.87.10 Sr Jorge Emiro Rangel.

Un ejemplar de la presente petición, será dirigido a la Comisión Permanente de Política Interior de la Asamblea Nacional, presidida por la Diputada Dra. Delsa Solórzano.


Atentamente,

Ing. Enrique Colmenares Finol            Jorge E. Rangel M.             Ing. Ilander  F. Delgado V.
       C.I. V-1.556.712                         Coordinador General             C.I. V-3.996.983
                                                 C.I.  V – 698.771                                                                                                      
 
Abog. E. Yudith Medina M.
                                                                       C.I. V-5.654.677