lunes, 17 de octubre de 2016

Venezuela, República Federal (VI)

Por Luis Manuel Aguana

Tengo una deuda con mis lectores en relación a esta serie que decidí escribir, como notas particulares acerca de Venezuela como un Estado Federal, en marzo del año pasado. Innumerables razones podría esgrimir haber congelado la serie por más de un año, dedicándome más a analizar la situación política venezolana, pero de ellas la más importante ha sido la discusión misma de la pertinencia a la convocatoria de una Asamblea Nacional Constituyente en Venezuela, precisamente para discutir los términos de ese mismo Estado Federal en el cual nos hemos empeñado desde la Alianza Nacional Constituyente que anunciamos al país el 17 de marzo de este año (http://ancoficial.blogspot.com/2016/03/lanzamiento-de-la-alianza-nacional.html). Mucho que decir y poca gente que lo diga…

Retomando el tema, como quise escribir esta serie en la misma línea de pensamiento que abordó el Federalista en 1787 en los Estados Unidos (ver al final los enlaces de todas las entregas a la fecha) para convencer a los ciudadanos de aprobar una forma de Estado federal propuesta en una nueva Constitución, la intención aquí tiene una pretensión mucho mayor: convencer a los venezolanos de la necesidad de cambiar la Constitución que tenemos – que no es “la mejor constitución del mundo”-, a contravía de lo que muchos todavía piensan, a una nueva federal y descentralizada, y que debemos entre todos discutir un texto que no está todavía escrito, porque este debe ser el producto de un Pacto Social que tenemos parir entre todos. Al menos en los Estados Unidos, James Madison (1751-1836), Alexander Hamilton (1755-1804) y John Jay (1745-1829), se dispusieron a escribir artículos en The Independent Journal y The New York Packet, dos periódicos de Nueva York, para convencer a su gente de la necesidad de aprobar una que ya estaba escrita. Entonces la cosa no la tenemos fácil…

Si nos planteamos un Estado Federal, donde los 23 Estados de Venezuela tengan la autonomía en los términos que planteamos en el Proyecto País (ver Proyecto País Venezuela Reconciliada Vía Constituyente en http://ancoficial.blogspot.com/p/documentos-fundamentales.html), cada uno de los Estados debe tener claramente definido el papel que le corresponderá jugar en ese concierto de Estados Federados. Esto pareciera sencillo pero definitivamente no lo es. 200 años de centralismo no pasan en vano. Todavía los habitantes de los Estados de toda Venezuela esperan que alguien de Caracas les explique qué deben hacer y que les van a dar. Y la cosa pasa precisamente en que se pongan los pantalones largos y se conviertan en ciudadanos, y comiencen a dibujar el sueño para su Estado basado en sus propias potencialidades, sin esperar que alguien les diga que deben hacer.

Cuando llegamos a cada región de Venezuela lo primero que hacemos es explicar la Venezuela posible en ese Estado, para que de esa elaboración inicial las fuerzas vivas de esa región construyan una maqueta de desarrollo. En algunos casos avanzados esa maqueta ya existe desde hace muchísimo tiempo, pero en otros no. Y el planteamiento no es que de una manera populista preguntemos que necesitan para dárselo en un futuro supuesto “nuevo gobierno” opositor, como se lo plantea el “establishment” político tradicional, sino que sin siquiera pensar lo que otros podrían hacer por ellos, que es lo que ellos podrían hacer por ellos mismos.

Eso voltea de entrada la forma de pensar. Cada región en Venezuela tiene sus propias características y potencialidades, y la idea es que en un esquema descentralizado y  autónomo, cada región se plantee cual debería ser su mejor plataforma de desarrollo y realizarla. A la pregunta: ¿Y de donde saldrán los recursos? Les decimos de ustedes mismos. ¿Qué pasaría si los impuestos nacionales y municipales se quedan en un 80% en sus Estados y Municipios? ¿Qué pasaría si eliminamos el IVA y lo transformamos en un impuesto a las ventas cuyo 80% se quede en la propia región, administrado por los Estados y Municipios?

¿Qué pasaría si cada Estado decide qué hacer con su ambiente, sus puertos y aeropuertos, la explotación de sus propios recursos naturales? ¿Qué pasaría si cada Estado tiene la discrecionalidad para decidir en su parlamento regional la localización de empresas internacionales que generen empleo especializado? ¿Qué pasaría si cada Estado decide su propia justicia en Cortes Regionales, incluyendo la más alta instancia? ¿Qué pasaría si cada Estado decide cuantos Municipios debe tener de acuerdo con su distribución poblacional y los administre con autonomía? Estamos hablando de generar autonomías locales que generen riqueza y calidad de vida a los ciudadanos.

En otras palabras estamos cambiando la relación básica de poder entre los gobernantes y los gobernados. No más uno que decida por todos. Sería un todos decidiendo por nosotros mismos. Bajar el poder al ciudadano es la clave de esta propuesta. Siendo todos los Estados autónomos, entonces estos deben federarse, esto es, hacer un Pacto Federal que decida qué hacer en relación con los aspectos que le son comunes: esto es las Fuerzas Armadas, la Política Exterior, el Banco Central y la moneda, los ingresos petroleros que aún queden, el Parlamento y los nuevos alcances de la figura del Presidente de la República, así como otros aspectos de una Federación.

Como se plantea que aspectos fundamentales como la administración de la Educación –en todos los niveles-, la Salud, la Seguridad Interna deben ser del dominio de cada Estado y Municipio, lo Federal debe centrarse en las políticas comunes pero sin afectar ni interferir con la competencia de los Estados en esas materias. Las instituciones federales como la Presidencia de la República y un Congreso Nacional de dos Cámaras, así como el resto de las instituciones que por su naturaleza sean de ámbito nacional deberán ser financiadas por los aportes de los Estados a la Federación. Este esquema termina con el paradigma del Estado todopoderoso cuyos administradores le entregan recursos al más pequeño de los municipios sin saber cuáles son sus necesidades. Son los ciudadanos los que deciden que darle al Estado de su propio trabajo. Termina con el esquema toxico de partidos políticos peleándose por administrar a su favor una renta que ahora no existe.

Un esquema como el anteriormente descrito, pone a cada región del país a ser garante, no solo de los recursos que aporta al común, sino de su correcta aplicación. Los representantes de los Estados a ese Congreso Federal ya no serían los “levantamanos” de los partidos y obedientes a una fracción política, sino verdaderos representantes de sus regiones ante un Parlamento Federal, pudiendo estos ser sustituidos y/o rotados por sus respectivas legislaturas si estos no cumplieran con su cometido cabalmente.

A un sistema como ese debemos movernos. Debemos pensar en una reingeniería completa del Estado y del sistema político en Venezuela. Si bien es cierto que debemos solucionar inmediatamente esta coyuntura histórica que representa el castro-chavismo-madurismo, no menos cierto es que la estructura institucional que existe ahora, y la que existía antes de 1998, no está en capacidad para enfrentar los retos de la Venezuela del Siglo XXI. Y lamentablemente la dirigencia política venezolana ha demostrado no estar a la altura de ese reto histórico. El mecanismo para plantearnos y discutir esa nueva estructura para las nuevas generaciones de venezolanos es una nueva Asamblea Nacional Constituyente. Nadie la convocará por nosotros porque quienes deben hacerlo solo están pensando en quien se quedará mandando después de Maduro, por lo que entonces deberemos hacerlo los ciudadanos. En la Alianza Nacional Constituyente ya comenzamos. Convoquémosla entre todos ya…

Caracas, 17 de Octubre de 2016

Twitter:@laguana

Venezuela, República Federal

jueves, 28 de abril de 2016

EL REFERENDO, UNA MANIFESTACIÓN DE FE DEMOCRÁTICA. por Jorge Emiro Rangel


El Pueblo de Venezuela ha dado, una vez más, una extraordinaria manifestación popular de apoyo y compromiso con la recolección de las firmas exigidas por el CNE, como paso previo, para dar inicio a la solicitud de referendo revocatorio del ciudadano Nicolás Maduro Moros, al cargo de Presidente de la República, a través de la MUD.

Ha sido sólo el comienzo de una movilización contra el régimen que presagia una derrota mayor que la asestada por los venezolanos a Maduro y sus compinches el pasado 06 de diciembre. Es además, una demostración elocuente de fuerza popular y del alto grado de civismo, fe y decisión democrática del Pueblo al utilizar, confiado en su idóneo funcionamiento, una de las vías pacíficas y constitucionales de participación ciudadana para resolver conflictos que, como el actual, han dañado seriamente a la sociedad y amenazan gravemente su  futuro.

Dado que la Ley Orgánica de Referendos aprobada en segunda discusión por la Asamblea Nacional no ha sido publicada en la Gaceta Oficial, el Referendo Revocatorio para cargos de elección popular se rige por la Resolución Nro. 070327-341 Normas para Regular los Referendos Revocatorios de fecha 27.03.2007, publicada en la Gaceta Electoral N° 369 del 13.04.2007; y, Resolución N° 070906-2770 Normas para Regular el Procedimiento de Promoción y Solicitud de Referendos Revocatorios de Mandatos de Cargos de Elección Popular de fecha 06.09.2007, publicada en la Gaceta Electoral N° 405 del 18.12.2007, donde se establecen tres fases para la activación del referendo revocatorio: 1) la conformación de Agrupaciones de Ciudadanos, si éstos son los solicitantes, o la promoción y solicitud por intermediarios de las organizaciones políticas; 2) la solicitud de apertura de procedimiento del Referendo Revocatorio Presidencial; y, 3) la convocatoria y desarrollo de los procedimientos para el Referendo Revocatorio. Etapas que en su conjunto requieren un máximo de 220 días, siempre y cuando el CNE no incurra en dilaciones que vacíen de contenido el legítimo derecho del Pueblo, en ejercicio de su Soberanía (artículo 5 Constitucional), de revocar al funcionario que no ha hecho buen desempeño de la función gubernamental para la cual fue electo. El Pueblo es garante del buen gobierno y por eso cuando la gestión pública no cubre sus necesidades y expectativas tiene el poder para revocarlo.

El propio Presidente de la República retó al sector democrático de la sociedad venezolana a “revocarlo”, el CNE el pasado 26 de los corrientes, por fuerza de los acontecimientos, emitió el formato de recolección de firmas del 1% de la población inscrita en el Registro Electoral (RE) para dar cumplimiento a la primera fase de activación del referendo revocatorio; presentadas las firmas el CNE en un lapso de 5 días continuos debe constatar si tal requisito fue cumplido e indicar a los promotores que convoquen, en los próximos 5 días hábiles a ese porcentaje (197.978) para que concurran ante las Oficinas Regionales Electorales, conforme al lugar de inscripción en el RE, para validar a través del sistema biométrico su respaldo a la solicitud realizada por la MUD, “validación” que tendrá lugar en un lapso de 3 días hábiles; luego, en un lapso de 20 días hábiles el CNE debe proceder a verificar si se logró alcanzar las validaciones necesarias y, en caso afirmativo, declarar constituida la Agrupación de Ciudadanos para que ésta pueda presentar la solicitud de apertura del procedimiento del Referendo Revocatorio Presidencial, dando inicio a la fase 2.

Auguramos por el bien del país y la confianza democrática de la población venezolana en la MUD, que el Referendo Revocatorio del Mandato del actual Presidente de la República tenga lugar antes del 10 de enero de 2017, pues de llevarse a cabo luego de esta fecha, corresponderá al Vicepresidente Ejecutivo de la República terminar el período constitucional hasta 2019, en cuyo caso, pese a la rotunda manifestación del pueblo por un cambio de rumbo en la conducción del país, el régimen a través del Vicepresidente seguirá su curso de implantación del “socialismo” conforme a los lineamientos del Plan de la Patria, sustitutivo de la Constitución, con la consiguiente desesperanza del Pueblo quien en definitiva seguirá padeciendo las penurias ocasionadas por un pésimo gobierno.

Como demócratas y miembros de la sociedad tachirense el Movimiento Independiente Democrático (MID), desea que el Referendo Revocatorio de Nicolás Maduro se materialice a través del mecanismo constitucional en curso, para que en un clima de confianza y esperanza esa Fuerza Popular, es decir, la Sociedad Civil obtenga de la MUD y los partidos políticos, la reciprocidad de respaldar la necesaria y urgente transformación radical del sistema político venezolano a través de la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente por Iniciativa Popular como punta de lanza para la Reconciliación Nacional y la concertación de un Nuevo Pacto Social. 

                               Coordinador del Movimiento Independienyte Democratico..  
                                                                                 MID 

domingo, 17 de abril de 2016

Otra Venezuela es posible, convocando .... La C...... por Luis "Balo" Farias.

Hemos insistido, los Tachirenses, en la necesidad de un nuevo Pacto Social en Venezuela, para dar por finalizada la grave crisis por la que atravesamos desde 1978 (fecha del colapso histórico del Centralismo en nuestro País) según lo apuntan todos los que saben, y todos los estudios que al respecto se han hecho de nuestro subdesarrollo.

Antes de escribir del por qué un nuevo Pacto Social, o sea, de una nueva Constitución, veamos para qué  sirve, y para eso vamos a ver este vídeo:  https://youtu.be/KlWkAWER0l0
  
Así, una vez visualizado, entendemos que, una buena constitución, solo es un paso en el camino, a una sociedad pacifica, prospera y democrática

Cuando un país llega a un momento de crisis, (como el que, actualmente vivimos, todos en Venezuela), es cuando una nueva constitución, se hace más necesaria, y entonces les ruego ver ahora este nuevo video:  https://youtu.be/Kz0boxZ5co0

Así, fácilmente, entendemos que, debemos saber, de dónde venimos, y por tanto, que nuestra crisis tiene un componente histórico, que heredamos de la Colonia Española, con las tres características del centralismo (es nuestro legado español, ya agotado): 1) Un poder centralizado hoy, en el Presidente hegemónico de turno, que antes era, el inmenso poder que tenía, el Capitán General de la Colonia, 2) Una Federación de 22 Estados y 335 Municipios, hoy totalmente dependientes del Presidente hegemónico de turno y que antes eran, las siete provincias dependientes del poderoso Capitán General de la Colonia y 3) Un poder económico (la Renta Petrolera y el Precio de la Moneda, llámese BCV) centralizado en el Presidente de la República de turno y que antes era el poder mercantilista que tenía el Capitán General Colonial, representante de los negocios del Rey en nuestro país colonial. (leer libro, Crisis Venezolana, causas y soluciones estructurales: https://drive.google.com/file/d/0B6yI0gUROWzDcHk2LXVoZzU5YVk/edit?usp=sharing … … )

 Ese estado centralizado, fue el que cumplió su ciclo de vida en 1978, y al no avanzar a un estadio superior de desarrollo, a través de la descentralización del poder, (recomendado en 1984, en un informe de la Comisión presidencial para la reforma del estado, COPRE*)  dio origen, a lo que tenemos actualmente, al mutarse el centralismo social de la democracia representativa de la IV República, (que al fracasar y dejarnos, un país subdesarrollado, empobrecido, corrupto) nos entrego al centralismo neocomunista de la V República.

Algunos dicen, que una constitución no puede cambiar las cosas, pero veamos este nuevo video.  https://youtu.be/KzB3sHd6mnc

El Estado Venezolano, está conformado por un pacto social entre cuatro elementos: 1) Los Habitantes (que somos, todos los venezolanos) 2) El Territorio (conformado por los Limites de Venezuela) 3) Las Leyes (que son las normas que hacemos, a través de nuestros representantes elegidos constituyentistas o sea la Constitución) 4) El Gobierno (que elegimos los habitantes para que a través de esas Leyes nos gobiernen)

Visto así, lo que nos pasa como sociedad, es porque los venezolanos, no terminamos de aterrizar, en los artículos 347, 348, y 349 de la actual Constitución, y allí tenemos, las herramientas para cambiar el estado de cosas, que actualmente nos suceden y en eso se basa la propuesta que desde el Táchira, le hacemos a los Venezolanos.

Es convocar a un gran debate nacional, para, con inclusión de todos, poner encima de la mesa, y discutir, la causa estructural de nuestra crisis referida al centralismo del poder, y debatir, el Nuevo País Descentralizado, Primermundista, que proponemos; es abrir la posibilidad de hablar claramente de cambiar, la obsoleta y subdesarrollada, Democracia Presidencialista, por una moderna Democracia Parlamentaria Primermundista, como la que gobierna hoy día, a países que antes estuvieron incluso, peor que nosotros, (como Alemania, Italia, España, Noruega, etc.) y hoy tienen los estándares de vida, entre los más altos del planeta, por eso hablamos, de: "La Constituyente que nunca hemos tenido"

Nuestra Constitución nos da esa posibilidad, El art 347 reza que: "El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario, en ejercicio de dicho poder, puede convocar a una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar al Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.

El Art 348, reza: "la iniciativa de convocatoria a la Asamblea Nacional Constituyente, podrá tomarla El Preside ....  o el quince por ciento de los electores inscritos en registro civil y electoral (o sea, aproximadamente, tres millones de venezolanos)

El Art. 349 dice.." el Presidente, no podrá objetar la nueva Constitución, los poderes constituidos (o sea el CNE, TSJ, etc.) no podrán en forma alguna impedir las decisiones de la Asamblea Nacional Constituyente.


Si activamos el proceso, los ciudadanos, investidos del poder originario, podríamos entonces plasmar en una nueva Constitución, un nuevo pacto social, una nueva distribución del poder en Venezuela, a través de la descentralización de A) El Poder Político, y así poseer constitucionalmente, Autonomías Regionales, Municipios fuertes, descentralización de la Salud, la Educación, la Justicia, de la vivienda, también descentralizar B) El Poder Económico a las regiones, para tener Autonomía, para industrializar las materias primas que poseemos en nuestros Estados y Municipios, sin depender del obsoleto y entrabado burocratismo del Centralismo, y así generar riqueza, para sus habitantes en las regiones, no dependiente de la renta petrolera, y por ultimo descentralizar c) El Poder Educativo y la innovación, para generar conocimientos en las regiones, con los académicos del lugar, de acuerdo a las fortalezas de cada sitio. (Leer: Proyecto País, Venezuela Reconciliada...

Como vemos, El Cambio, lo tenemos en nuestras manos, es solo dejar de ser pueblo, y convertirnos en ciudadanos, con deberes y con derechos, y con la sociedad civil organizada, no partidista, (Gremios, Colegios de Abogados, de Médicos, de Enfermeras, de Amas de casa, Estudiantes, Universidades, Ganaderos, Agricultores y Campesinos, Iglesias, Universidades, agruparnos bajo el paraguas de le recién creada Alianza Nacional Constituyente) buscar el apoyo de los partidos políticos (AD, Copei, Mas, PJ, Vente, Voluntad Popular, etc. y también los que quieran un país diferente del PSUV) y entre todos gritar desde el fondo de nuestros corazones:

Salvemos a Venezuela, Ella nos necesita, 
y es ahora, por tanto, convoquemos, 
La Constituyente que nunca hemos tenido.




*http://www.produccioncientifica.luz.edu.ve/index.php/cuestiones/article/viewFile/14388/14365

sábado, 9 de abril de 2016

La Democracia Parlamentaria ... ¿Una solución para Venezuela? por Luis "Balo" Farias

"El problema de América latina es que, 
mientras la sabiduría duda la ignorancia actúa"
Pablo freiri

Después de muchas lecturas, oraciones, discusiones, consultas e interpretaciones, alego que una de las causas estructurales más importante de la crisis venezolana, es la centralización de funciones, que nuestras constituciones le asignan al poder central, por lo que esté, siempre ha estado en muy pocas manos, y muy lejos del ciudadano, lo que ha devenido en corrupción, injusticia, exclusión social y malversación.

Los venezolanos reclamamos un cambio radical de nuestra precaria calidad de vida , por tanto, no es solo el cambio de un gobierno por otro, ni de un presidente por otro; este clamor nacional va más allá, y por eso queremos soñar con otra Venezuela, más moderna, incluyente y desarrollada y entonces nos preguntamos, ¿Qué es lo que han hecho otros países del mundo que han pasado por situaciones similares o más caóticas que la venezolana y han logrado superarlas?

La respuesta es sencilla, cambiaron la distribución del poder en sus sociedades; se reunieron, debatieron, discutieron, se empaparon del tema, y finalmente redactaron pactos sociales modernos, primermundistas, y se acercó al ciudadano, lo más posible, el poder (de tomar decisiones); Eso no es posible actualmente, porque nuestras ancestrales constituciones, legadas por años de caudillismo y militarismo, mantienen anclado nuestro país en el tercer mundo, entre los países más subdesarrollados del continente americano.

El Presidente de turno es hegemónico, y la economía y federación de 23 Estados y 335 Municipios dependen de su voluntad; Porque, así está plasmado en el contrato suscrito en la Constitución, y por eso nuestra pregunta ¿Como, poder desarrollarnos si estamos amarrados y anclados al pasado?

El Presidente de turno hace lo que le viene en gana y no rinde cuentas ante nadie. Presentar Memoria y Cuenta ante la Asamblea Nacional, es solo un retornelo de discursos y programas o desarrollos que no se ven por ninguna parte y los parlamentos están limitados en sus funciones, al no poder reducir, ni las funciones, ni las acciones del primer mandatario, porque ese poder imperial, se lo asigno, al mesías de turno, La Constitución.

La propuesta de transformar nuestra obsoleta democracia presidencialista, tiene como punto de partida, un tema que ha sido suficientemente plasmado en nuestros escritos, referente al agotamiento del presidencialismo (Estado Federal de Poder Centralizado, EFC), como régimen político en Venezuela y la necesidad entonces de plantear la "tesis del parlamentarismo" como estrategia para, a través de ella descentralizar el poder en Venezuela (Estado Federal de Poder descentralizado, EFD) y así, no solo reconstruir el país, sino en el camino también reconciliar a los venezolanos.

Recordemos que en la Venezuela de los años 80, ya se discutieron estos temas, primero en el seno de la Comisión presidencial para la reforma del estado (COPRE) y después por parte de la doctrina social, desde la perspectiva de una "Crisis del presidencialismo" que ya hoy día está en una etapa posterior, y se encuentra en fase terminal agonizante, por lo que creo al igual que muchos, que tenemos que poner nuevamente el tema en el debate político del país y buscar entonces, la sustitución del presidencialismo venezolano (el cual ya no tiene posibilidades de ser reformado), por la democracia parlamentaria.

Este tema lo planteo en 1960, Jovito Villalba, en 1976, Ramón J. Velázquez, en 1991 Arturo Uslar Pietri y en 1989 el Dr. Enrique Tejera Paris, en la doctrina por Carlos Ayala Corao, además de la COPRE y también, la comisión bicameral para la reforma del estado del último Congreso Nacional.

Si tenemos como referencia todas esta iniciativas, de estos ilustres venezolanos y comisiones creadas a tal fin, concluimos con estupor que bien tenía razón Paulo Freire cuando expreso, "El problema de América latina es que, mientras la sabiduría duda la ignorancia actúa"

No podemos seguir con la falsa premisa, de que "primero salgamos de esto" y después lo hacemos; Venezuela se nos está deshaciendo en nuestras manos, mientras seguimos dudando, y esperando que un nuevo mesías o sucesor después que "se entrone" vaya voluntariamente a llamar a los venezolanos a una Asamblea Constituyente, para distribuir los tres poderes que rigen la sociedad

1) El poder Político (Autonomías regionales, Municipios fuertes, descentralizar la Salud, La educación, La justicia, La seguridad, La vivienda etc.)
2) El poder económico (para generar riqueza, sin depender solo de la renta petrolera) y
3) El poder Educativo e investigativo (para generar conocimiento en las regiones y explotar las materias primas allí sembradas por Dios).

Creo lo contrario, y así, nos estamos constituyendo en el único planteamiento serio y coherente que se ha hecho a Venezuela en los últimos años, donde no solamente analizamos la causa estructural de la crisis, (Leer Crisis Venezolana https://drive.google.com/file/d/0B6yI0gUROWzDcHk2LXVoZzU5YVk/edit?usp=sharing … ) sino también estamos ofreciendo una hoja de ruta (perfectible 100%) para una solución definitiva a la misma, como es la descentralización del poder en Venezuela. Leer: Proyecto País Venezuela Reconciliada ... Vía constituyentehttps://drive.google.com/file/d/0B6yI0gUROWzDR29KUFBDQ0JPa2c/edit?usp=sharing … …

El cambio de régimen político venezolano, puede constituirse en el proyecto que nos hace falta, para llenar el vacío de mensaje, que tanto está afectando la credibilidad de los partidos políticos, y así ofrecer sin temor, un cambio radical que solo "la tesis del parlamentarismo" puede ofrecer y que sin duda nos conducirá por la senda de la modernidad y desarrollo tan ansiada por el pueblo venezolano. Así lo visualizo y escribió un ex presidente en su oportunidad: " ... El ejemplo de Europa es un tesoro para América Latina, ojala no seamos ingenuos para menospreciarlo (El Universal 26/05/04 Pág. 1/07)

Este inicio del camino, de una transición a la democracia parlamentaria, puede transformarse en el tiempo perfecto para que la enemistad manifiesta en las bancadas en pugna, puedan sentarse o podamos sentarnos, TODOS, partidos políticos (AD, COPEI, PSUV, PJ, VENTE, VP MAS, etc., etc.), y sociedad civil organizada, no partidista (Gremios, Colegios de profesionales, Sindicatos, Amas de casa, Estudiantes, Iglesia etc. etc.) a buscar un camino, que nos permita discutir sobre una realidad que nos puede servir como una tabla de salvación y de participación que tanta falta nos está haciendo.

En los EFDescentralizado parlamentarios, el ciudadano vota por la Asamblea Legislativa Nacional, (ALN) y estos parlamentos, genuinamente representativos del pueblo, deben elegir al Presidente de la República, (Jefe  del Estado), a un Primer Ministro, (Jefe del Gobierno). las Asambleas Legislativas  Estadales  (ALE), designan a los Gobernadores  de cada Estado, y las Cámaras  Municipales  a los Alcaldes de cada Municipio, y estos al Alcalde  Mayor.

Así los parlamentos pasan a ser los dueños de todo, y dictan las leyes y ordenanzas bien concebidas y analizadas en cada uno de sus ámbitos (nacional, regional, y municipal) así pasan a evaluar y controlar todo: y si es necesario revocan los mandatos de los funcionarios que designaron. (Es similar, a como una asamblea de propietarios de un conjunto residencial o edificio hace, con una Junta  de Condominio que no cumple con sus funciones)

No es, como nos sucede actualmente en la democracia presidencialista en que todo pertenece al "mesías de turno" que somete todo a su voluntad; y nadie puede (a pesar que se consigne en leyes) evaluar, controlar, ni obligarlo a rendir cuentas y menos aun, soñar siquiera con destituirlos si se portan mal (caso venezolano que nos ocupa desde hace muchas décadas atrás).

Que, ¿cómo lo hacemos? solo prestémosle especial atención a los artículos 347, 348, y 349 de nuestra actual Carta  Magna ... allí está, la solución del país.

                                                     Los invito a debatir el tema 

viernes, 1 de abril de 2016

QUE CULPA TIENE LA ESTACA SI EL SAPO SALTA Y SE ENSARTA



Arq. Luis Granados

Cuando la necedad o terquedad en niños, jóvenes o adultos, de persistir en obstinados propósitos o conductas equivocadas, que ocasionan  seguros y lamentables daños y serios problemas a ellos y su entorno, y ante la negativa de acatar  las sanas y reiteradas advertencias para corregirlas por parte de padres, familiares o amigos, que solo les desean el bien, sucede que al no ser acatados y ya resignados, por lo general siempre se les oye la expresión: “que culpa tiene la estaca si el sapo salta y se ensarta”.

Y es que hoy no puede ser mas apropiado ese sabio decir popular, porque a pesar de los legítimos esfuerzos que los diputados de la alternativa democrática hacen en la Asamblea Nacional, enfrentan  y  conocen el talante sectario de una bancada oficialista brabucona  y sectaria, que rechazan desde la “estaca” de la sala constitucional, irrita y espurea del TSJ,  toda iniciativa legislativa, violando constitución,  leyes, atribuciones y decisiones que le son propias al poder Legislativo. De manera que no hay que seguir como el sapo, por más que se le quiera, saltando sobre la estaca, pues  esto ya angustia, preocupa y desalienta razonablemente a crecientes mayorías de venezolanos, que se preguntan  ¿hasta cuándo se mantendrá esta práctica y actitud frustrante, terca y suicida de la oposición parlamentaria? 

La legitima y sentida aspiración de cambio expresada por la gran mayoría de venezolanos el  6D, y el plazo de seis meses para concretar ese cambio o salida del régimen, hizo que los principales voceros de los partidos agrupados en la MUD, saltaran individualmente sin mayor estudio de factibilidad de las opciones contempladas en la constitución a la pista, en sorpresiva lid para promover y vender su propia opción o salida, y ninguno fue menos en esa competencia que esperábamos fuera una decisión unitaria, pero no fue así. Ahora tenemos un certamen de salidas que nos debilita y divide el esfuerzo y opinión de los venezolanos,  que si queremos una autentica y unitaria solución para Venezuela, pero parece que privaron una vez más, como ya es costumbre, las agendas propias por encima de la agenda de Venezuela Primero. 

Pues bien, todas son plausibles y constitucionales y no se contraponen  y deseamos de verdad su éxito. De las contempladas por iniciativa popular está el Referendo Revocatorio y la Iniciativa Popular Constituyente Originaria, convocada por el 15% (3.000.000 aprox.) de las firmas del soberano inscritos en el RCE. Esta la dejaron de última como bateador emergente salvador del juego por si las demás fracasan ante la estaca del régimen, cuando debió ser la primera y única escogida por todos. Ya estaríamos con los tres millones de firmas recogidas y en pleno proceso de campaña de tres meses para elegir los constituyentistas, de manera que ya para agosto se estaría instalando la  nueva y democrática Asamblea Nacional Constituyente, de acuerdo a las bases y ruta constituyente ya elaboradas por la Alianza Nacional Constituyente..

Pero como el régimen también juega y lo hace con ventaja y con sus propias reglas, con la incondicionalidad de la “estaca” del TSJ; cada vez mas  y de manera reiterada , sus mas altos voceros advierten y señalan con antelación y soberbia que Maduro no renunciara, pero un sector opositor salta y pide la renuncia y convocan al pueblo a la calle para pedirla, otro sector salta y pide la enmienda y hasta la reforma a la constitución y  el propio Maduro señalo que no permitirá que se modifique ni una letra de la constitución actual; otros al saltar llegaron hasta  señalar que Maduro saldría por abandono del cargo, pues recientemente, que se sepa, en Venezuela quien lo ha abandonado es Chávez porque murió y Pérez Jiménez que se fue en la Vaca Sagrada desde la Carlota, otro sector salto y pidió el referendo revocatorio del mandato y hasta ya están solicitando firmas por adelantado como para practicar la recolección del 20% (4.000.000 aprox.) , pues el CNE es quien tiene la potestad de dirigir el proceso y recoger las firmas con sus funcionarios en planillas y sitios que el organismo electoral determine y se corre el riesgo que si el mismo se celebra en el próximo año, nada imposible, y se gana, concluirá el mandato el vicepresidente. 

Es sobre esta última materia  que se ha presentado un proyecto de ley, muy necesaria de Referendos, que debería facilitar acorde con el mandato constitucional vigente, la participación  y el ejercicio de derechos humanos políticos que Venezuela además ha suscrito, pero el proyecto sorpresivamente fortalece más al cuestionado CNE de incierta renovación de sus rectores y le da el mandato adicional que también  debe organizar y normar todo lo concerniente a la convocatoria de un proceso constituyente, incluso el convocado por iniciativa popular, que es la depositaria de la soberanía nacional, artículos 5, 70, 347 y 348 constitucional, por lo que esta atribución dada por la Asamblea Nacional al CNE (Ambos son poderes constituidos) es inconstitucional por cuanto que  “el pueblo retiene siempre la soberanía ya que, si bien puede ejercerla a través de sus representantes, también puede por sí mismo hacer valer su voluntad frente al Estado. Indudablemente quien posee un poder y puede ejercerlo delegándolo, con ello no agota su potestad, sobre todo cuando la misma es originaria, al punto que la propia Constitución lo reconoce. De allí que el titular del poder (soberanía) tiene implícitamente la facultad de hacerla valer sobre aspectos para los cuales no haya efectuado su delegación”. Situación esta que de concretarse de acuerdo a la hoy  voluntad de la oposición y no me extrañaría de la bancada roja rojita, el mencionado proyecto va a resultar siendo en gran medida una versión “aumentada y mejorada” para beneplácito del régimen, del reglamento que el CNE en el 2007 promulgo para normar estos procesos constitucionales, que hoy hace prácticamente imposible realizar, dado el férreo control y trabas que el régimen tiene y ejerce desde el organismo electoral. Tan es así, que el propio Maduro reto recientemente a la oposición a que le convocaran un referendo Revocatorio de Mandato. No me cabe duda alguna que esta Ley de Revocatorios así sancionada la estará esperando afanoso Maduro para firmarla y promulgarla.

De manera que ante este incierto panorama de gravísimas consecuencias en todo y más amplio sentido para el país, tendrá razón el soberano cuando comenta:  será que frente a esta actitud obstruccionista del gobierno es que las agendas ocultas de algunas individualidades o grupos quieren aprovecharla, como ya lo están haciendo, para justificar que debemos salir ahora a derrotar nuevamente al gobierno en las urnas para ganar unas 17 gobernaciones y luego las alcaldías y luego en el 2019 la presidencia y así el gobierno termina su periodo, un Mesias opositor llega a la Presidencia y los venezolanos muriendo por montones hambrientos y sin atención médica y los presos políticos, presos siguen, en un país endeudado y en quiebra, con profunda crisis de valores y principios y de sus instituciones, país que requiere de un cambio radical y profundo  de sus estructuras mediante un proceso constituyente para refundarlo y no para cambiar un mesías por otro. No creo que hasta ahí pueda llegar el cálculo politiquero e irresponsable plasmado en el desprecio y abandono hacia una  Venezuela que dolorosamente hoy se sale de nuestras manos.. Ni tampoco creo que los venezolanos aguantemos hasta allá esta lacerante agonía.

Pues bien, el pasado miércoles 30, ante la Asamblea Nacional fue entrgada una carta http://proyectopaisviaconstituyente.blogspot.com/2016/03/carta-la-asamblea-nacional-ley-organica.html). dirigida al Pdte de La Asamblea Nacional, diputado Ramos Allup, que recoge, como se  obtiene de su lectura, la motivación y propósito de venezolanos y organizaciones promotores de una gran Alianza Nacional Constituyente, donde se solicita no sea aprobada en los términos actuales la mencionada Ley que cierra incluso la opción que la misma MUD esgrimía, de que sea convocada por el soberano una Asamblea de carácter originaria, que de contar con el apoyo mayoritario de todos los sectores del país, políticos o no, en un lapso de  cinco meses, de acuerdo a las Bases Constituyente ya elaboradas al respecto, estaría esa Asamblea apartando del poder al actual régimen, liberando los presos políticos y proseguiría elaborando una nueva constitución nacional que nos una en la refundación de la nueva y vigorosa Republica, que todos queremos y construiremos juntos.

Propósito que no abandonaremos. Con la Constituyente cambiamos todo.