lunes, 20 de octubre de 2014

Porqué fracasan los países


“POR QUÉ FRACASAN LOS PAÍSES”
Y LA PROPUESTA DE LOS GOCHOS DEL MID

El ejemplo con el que parte este libro se refiere a la dispar realidad que se vive en la ciudad de Nogales, la cual cuenta con una mitad estadounidense y otra mexicana, separadas por un cerco de alambre. Mientras en la primera el ingreso per cápita de cada hogar es de treinta mil dólares anuales y sus habitantes gozan de óptimos índices de empleo y de instituciones educacionales y de salud de excelente calidad, en la segunda el ingreso per cápita anual de cada familia sólo llega a diez mil dólares, el desempleo es preocupante y la calidad de la su educación y centros de salud deja mucho que desear.
¿Qué hace que dos países tan cercanos el uno con el otro en términos físicos sean tan disímiles entre sí? En todo el mundo se replican ejemplos de desigualdades entre naciones, y la respuesta no es una sola.
Se suele aludir muchas veces a las circunstancias climáticas, culturales y/o geográficas, las cuales no han probado de por sí ser una ventaja o limitación para que un país determinado alcance el desarrollo.
La teoría que según los autores Daron Acemoglu y James A. Robinson hace más sentido en explicar la prosperidad de unos y la pobreza de otros, tiene relación directa con las diversas formas en que las naciones han administrado el poder político y económico, como asimismo la manera en que se han generado y desarrollado sus cuerpos intermedios.

La hipótesis se sustenta en la existencia al interior de las naciones de instituciones políticas y económicas que pueden ser inclusivas o extractivas. Las instituciones inclusivas están al servicio de todos los habitantes de la nación (EFDescentralizado) y fomentan el emprendimiento y la creatividad, no dando pie a concesiones arbitrarias de poder. Por el contrario, las instituciones extractivas sólo favorecen a un grupo determinado de habitantes,
(EFCentralizado)  los cuales se hacen del poder monetario sin dar facilidades a quienes no pertenecen a este círculo para que repliquen estos beneficios, lo que no otorga beneficios a la población para que ahorre, invierta e innove.

Existen dos clases diferentes de Estado federal, según la cantidad de poder que tengan sus gobiernos civiles: a) Centralización del poder: Estado Federal de poder Centralizado (EFC) y b) Descentralización del poder: Estado Federal de poder Descentralizado (EFD).

Es particularmente llamativo el hecho de que en los países con instituciones inclusivas, (o sea EFDescentralizados) que por ende son los más exitosos, los derechos de propiedad cuenten con muchas garantías de protección, lo que incentiva a sus habitantes y a las empresas a desarrollar actividades económicas de diversa índole, teniendo la certeza de que sus inversiones y negocios estarán seguros y no le serán despojados de un momento a otro, lo cual no ocurre en países que poseen un largo historial de inestabilidad política y guerras internas, lo cual deriva en instituciones extractivas que sólo otorgan acceso al poder a unos pocos, (EFCentralizados) que por lo general manejan a su antojo el ordenamiento jurídico de dichas naciones en vista a mantener sus beneficios y pagar favores políticos o de guerra.
Hay países que en su historia, han demostrado exitosamente que se pueden derribar instituciones extractivas para reemplazarlas por unas inclusivas. Ejemplo de ello fue la Revolución Gloriosa que se produjo en Inglaterra en 1688. Ello, porque fue “un importante sector de la población quien impulsó los cambios para favorecer a toda la nación”. 
Mención aparte merece el caso de los estados del sur de los Estados Unidos, los cuales sólo despegaron económicamente al derogar todo vestigio de segregación racial en su ordenamiento jurídico, coyuntura que surgió con el llamado movimiento de los derechos civiles de las décadas de los cincuenta y sesenta. 

Asimismo, hay muchos ejemplos de países que sólo han conocido de instituciones extractivas, siendo muestras de ello muchos países africanos, los cuales al lograr la independencia de sus respectivos colonizadores pasaron a enfrascarse en guerras civiles por el control de los recursos naturales de sus países, teniendo estos conflictos su génesis muchas veces en las diferencias étnicas y religiosas existentes desde tiempos inmemoriales entre las distintas tribus que pueblan el continente negro, todo lo cual fue
pasado por alto por los europeos al momento de la colonización e independencia de Africa. Por ende, los africanos dejaron de depender de un ente extractivo (los colonizadores europeos) para pasar a manos de otro tanto o más extractivo que el anterior (las guerrillas y caudillismos políticos post período de independencia).
También es digno de analisis el dispar destino de los territorios americanos, ya que mientras en las colonias inglesas de Norteamérica se impuso entre los colonos un sistema de concesión y explotación de la tierra basado en el trabajo individual de cada colono, que se desprendía de la filosofía “quien no trabaja no come”, en Centro y Sudamérica tuvo lugar el ineficaz y extractivo método de la Encomienda, el cual sólo favoreció a grupos muy determinados de colonos españoles quienes percibían las ganancias derivadas de la explotación de los recursos naturales, en desmedro de la población aborigen. En una gran mayoría de países centro y sudamericanos, el carácter extractivo de la Encomienda marcó a fuego sus instituciones posteriores, por lo que a estas naciones les ha sido extremadamente difícil dar lugar a un crecimiento económico que favorezca a la totalidad de sus habitantes.

  Al final del libro, se destaca el actual desempeño de Chile, Brasil y México (si bien se señala que este último país posee una cultura monopólica del poder económico que ha impedido su despegue del subdesarrollo) como ejemplos de países que han logrado la estabilidad política y que han hecho avances significativos hacia un mayor pluralismo, en contraste con países como Argentina y Colombia, que han visto cada vez más mermadas sus opciones de desarrollo por el populismo y la irresponsabilidad de sus gobernantes en el primer caso, y de la amenaza que suponen para su estabilidad el narcotráfico institucionalizado y las guerrillas paramilitares en el segundo.

Especialmente ilustrativos resultan los relatos sobre la realidad de países con economías centralizadas, donde hay prácticamente nulas posibilidades de desarrollo individual óptimo. El clásico ejemplo del contraste que salta a simple vista en la fotografía satelital de la península de Corea, donde se distinguen nítidamente las diferencias entre Corea del Norte y Corea del Sur en cuanto a luminosidad. La historia de Uzbekistán, ex república socialista soviética, y de la imposición de su gobierno a los propietarios agrícolas relativa a la cuota obligatoria de algodón destinado a exportaciones, es otro ejemplo.

Reuniendo todos los ejemplos relatados en la obra, se desprende el papel fundamental que juega la difusión por parte de los gobiernos de las responsabilidades individuales y de la protección de los derechos de propiedad, así como de la ética de trabajo de los seres humanos. El pretender forzar a una mayoría a trabajar sólo para satisfacer las ansias de poder de unos pocos, muchas veces en nombre del bien superior de la nación u otros fines de índole moral, sin dejarles espacio a que decidan por sí mismos su destino y que administren por sí sus bienes y obligaciones, conduce invariablemente a la corrupción de política y que la riqueza de una nación sólo beneficie a quienes tienen contacto directo con las cúpulas formadas gracias a la acumulación de poder.Interesante es que mucho antes, de salir este importante trabajo de Acemoglu y Robinson, nuestro Movimiento Independiente Democrático (MID) llegó a las mismas conclusiones respecto a Venezuela, y además, suministramos las causas y solución de la crisis, en dos libros:  

 A. CRISIS VENEZOLANA, Causas y Soluciones estructurales B. PROYECTO PAÍS, Venezuela reconciliada…Vía Constituyente:
 
Destaca el hecho que la propuesta antes mencionada, no sólo considera la necesidad de una Constituyente Nacional, para poder realizar estos cambios estructurales, sino también lleva implícito la convocatoria de las respectivas Constituyentes Regionales, para articular en los textos constitucionales (nacionales y regionales), los cambios que hagan posible el funcionamiento completo del nuevo Estado Federal de poder Descentralizado.
Viendo así las cosas, en Venezuela, NO es hora de reformar, sino de reemplazar la actual división político-territorial del poder. Este es el factor decisivo para restablecer el Estado de Derecho, para reconciliar y reconstruir el país y, de este modo, superar la corrupción, la pobreza, la ignorancia y la exclusión social que son características propias e inherentes al centralismo cuando este ya cumplió su ciclo. El hecho de no cambiarlo, acaba alimentando la proliferación de movimientos autoritarios, militaristas, populistas y radicales.

Pd: Parte del escrito tomado de la reseña del libro: “por qué fracasan los países” de Daron Acemoglu y James Robinson

Luis “Balo” Farías

1 comentario:

  1. Inclusión política y económica control a élites extractoras clave descubierta para derecha o izquierd. Nueva biblia sociopolieconómica.

    ResponderEliminar