miércoles, 17 de diciembre de 2014

La Constituyente originaria, Una solución, en paz… no una “salida”



Por: Luis “Balo” Farías

Venezuela se encuentra en una situación de conflicto, como consecuencia de la intención oculta, que han tenido algunos de los gobernantes de imponer criterios económicos, sociales, políticos ajenos a la idiosincrasia del venezolano. Lo más sensible actualmente, es la ausencia total de la independencia de los poderes públicos, que de existir, harían los naturales contrapesos que garantizan la libertad, el Estado de Derecho y el ejercicio pleno de la democracia.

Así, la consecuencia más sentida, es la división socio-política de la familia venezolana, en todos los órdenes, y somos actualmente un país harto de injusticia y anhelante de la paz republicana en todos los sentidos.

El presidencialismo (centralismo) ha tomado la forma de tradición, convirtiéndose en una rémora, que nos lleva al primitivismo como forma real de gobierno.

Tenemos y vamos a cambiar, en plazo razonable, la base institucional y la organización socio-económica para obtener una Nación productora y una sociedad firmemente unida, en función de tener bienestar y desarrollo, pero para cambiar es necesario, reencontrarnos en los valores de la democracia y la libertad, en los deseos, que unos y otros tenemos para conseguir la modernidad política, social y económica de Venezuela.

En este contexto, los andinos, estamos presentando como alternativa para lograr los valores de paz, democracia, libertad y el respeto a los Derechos Humanos,  la convocatoria del poder constituyente originario, por Iniciativa Popular, puesto que es el pueblo, allí participando y representado, el único y verdadero elemento de la soberanía popular.

¿Pero, qué es el poder constituyente originario? Es el derecho de todo pueblo organizado (como cuerpo de conciudadanos), de intervenir, en forma extraordinaria y excepcional, en la vida política de una nación, para debatir e indicar cuál es el modelo de país, el modelo de estado, el modelo de sociedad, conforme al cual quieren convivir, y se fundamenta en el principio político de soberanía popular. 

Este derecho, existe no solo porque lo reconozca la constitución… existe porque es un derecho de todos los pueblos, de toda nación, inherente a los seres humanos que viven en sociedad. Sin embargo, además de esto, por si fuera poco, lo tenemos plasmado en articulos en nuestra Constitución.   Artículo 5. La soberanía reside intransferiblemente en el pueblo…… Los órganos del Estado emanan de la soberanía popular y a ella están sometidos.

Artículo 70. Son medios de participación y protagonismo del pueblo en ejercicio de su soberanía… las iniciativas,… constitucional y constituyente… cuyas decisiones serán de carácter vinculante.

Artículo 347: El pueblo de Venezuela es el depositario del poder constituyente originario. En ejercicio de dicho poder, puede convocar una Asamblea Nacional Constituyente con el objeto de transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución.

Este Derecho, tiene como objetivo principal, el reconocimiento de los derechos humanos del pueblo que integra una nación y la redacción y sanción de una constitución que, en todo caso, debe ser aprobada por el pueblo, Por lo tanto, no es, ni puede ser concebida como una guillotina política, no puede ser vista, ni utilizada, para producir la salida de un gobierno para colocar otro. … 

EN SU JUSTA E IMPORTANTE DIMENSIÓN, TIENE QUE SER, DEBE SER, Y ES: A) UN PUNTO DE ENCUENTRO ENTRE TODOS LOS FACTORES Y ACTORES POLÍTICOS Y SOCIALES DE UNA NACIÓN, B) UN CENTRO DE DEBATE POLÍTICO CIVILIZADO, INSTITUCIONALIZADO, PLURAL Y ABIERTO Y C) UN MECANISMO DE RE-ENCUENTRO Y RECONCILIACIÓN NACIONAL… *

Existen dos Tipos  de Constituyente

A) La Constituyente derivada: es la constituyente impuesta de arriba hacia abajo, impuesta desde quien ostenta el poder, o sea de quien está gobernando, hacia los gobernados, (así se han instalado todas las constituciones en Venezuela) 

B) La Constituyente originaria: es aquella constituyente construida, de abajo hacia arriba. NO es impuesta desde el poder, sino que es convocada por los gobernados, o sea por los ciudadanos, para intervenir en la vida nacional, y  producir cambios importantes, en forma extraordinaria y excepcional, para debatir, el modelo de sociedad, conforme al cual quieren vivir, y SE FUNDAMENTA EN EL PRINCIPIO POLÍTICO DE SOBERANÍA POPULAR, PARA CAMBIAR UN MODELO QUE SE ESTÁ DEMOSTRANDO, A SÍ MISMO QUE NO FUNCIONA, QUE ES INVIABLE.

Una Constituyente originaria, así concebida, nunca la hemos tenido, Todavía no se ha materializado en Venezuela una verdadera constituyente de abajo hacia arriba que, decida el modelo de país que queremos, teniendo como protagonistas a los venezolanos. 

Todas las constituyentes en Venezuela desde la de 1819 hasta la del 1999 han sido convocadas e impuestas desde el poder o sea todas han sido, Constituyentes derivadas, por eso no han sido verdaderos pactos sociales, sino pactos entre factores políticos, que siempre han instaurado estados federales de poder centralizado a lo largo de nuestra historia y así hemos visto, sobre todo, durante los últimos 32 años, desgobierno e incumplimiento de las promesas e ilusiones ofrecidas, porque DESDE EL VIERNES NEGRO, EN FEBRERO DE 1983 PARA ACÁ, ESE MODELO CENTRALISTA, CUMPLIÓ SU CICLO DE VIDA O SEA SENCILLAMENTE… COLAPSO.

Las Constituciones del modelo centralista, han sido permanentemente violadas (cumplieron su ciclo), el caos institucional hoy día, es evidente: corrupción, despilfarro, indolencia, incompetencia, inconsciencia  e ineptitudes a granel, cuyos productos se reflejan en la forma arbitraria e ilegal, de  aprobar y  ejecutar  la política. Ha Prevalecido, ayer y hoy, con mucha frecuencia, el criterio arbitrario, ilegal e incluso inconstitucional, que ha postrado a Venezuela, en un país tercermundista, cada vez más subdesarrollado y desesperanzado. Leer: Crisis venezolana, causas y soluciones

VENEZUELA ESTÁ EN UN MOMENTO CONSTITUYENTE.

Sin embargo, con la experiencia acumulada, el pueblo puede contar hoy con una propuesta de un Proyecto País, para una Venezuela Reconciliada, con su marco legal-constitucional, para construir un nuevo y mejor país, basado en la necesaria y atrasada decisión de CAMBIAR, EL MODELO DE ESTADO FEDERAL DE PODER CENTRALIZADO, verdadero culpable de habernos traído a esta nefasta situación actual, por el moderno modelo de ESTADO FEDERAL DE PODER DESCENTRALIZADO, que es el que implementaron y usan actualmente todos los países del primer mundo que tienen hoy día las calidades de vida más altas del planeta tierra  Leer: Proyecto país Venezuela reconciliada

Por ser el poder constituyente originario,  la máxima expresión de democracia, nunca antes invocada por los líderes políticos nacionales… es inédita, tanto en su concepción cómo en su procedimiento, es la única fórmula que permite directamente, desde la base misma del pueblo, sin conciliábulos, y de manera transparente y consensuada, la participación originaria de la soberanía popular, en conformidad con el espíritu del constituyente de 1999. 

Por ser poder constituyente originario, el convocante, la asamblea constituyente originaria, puede realizarse, sin intervención de los poderes constituidos: CNE, sala constitucional del TSJ, etc., y estos no pueden obstaculizar, ni la convocatoria, ni modificar las bases comiciales.*

¿Por qué un Proceso Constituyente por Iniciativa popular? Porque el poder constituyente originario, tendría como protagonista al pueblo, quien definiría y determinaría no sólo la convocatoria, sino también las bases comiciales que regirían el sistema de elección de sus representantes “constituyentes”.

¿Qué debemos y podemos hacer? Podemos sin lugar a ninguna duda, convocar al pueblo de Venezuela, como depositario del poder constituyente originario, a un verdadero Proceso Constituyente en la que se integre la Asamblea Nacional Constituyente por Iniciativa Popular, con bases comiciales fundamentadas en la ética y la verdad que permitan, mediante consultas populares con la Participación de los Venezolanos, aprobar, el Proyecto País que nos pueda unir e integrar en  el diseño y reconstrucción del país que aspiramos, en el que  podamos vivir en concordia, en democracia y en libertad.
Ahora, es el momento, para que la sociedad venezolana, sin más demora, se reactive y encuentre soluciones estructurales, en paz y con la Constitución como bandera  de lucha a esta crítica, costosa y amarga realidad.

Es, imprescindible, encontrarnos como hermanos y buscar soluciones efectivas, a los reales e indignos problemas que tenemos en esta amada Venezuela.

Nos enfrentamos a disyuntivas vitales: Democracia o autoritarismo. Desarrollo o atraso. Venezuela de todos o, sola para un grupo social…

Estas circunstancias dramáticas exigen resultados precisos y demandan decisiones categóricas, urgentes, tanto en el plano funcional como estructural, para integrarnos como Nación y por ende unidos e integrados a una sola República, poder avanzar, evolucionar y alcanzar el mejor nivel de desarrollo posible.

Esto implica,  adquirir  una visión compartida del territorio nacional  y para ello es necesario participar e involucrarnos, en el diseño del país, en el que TODOS los venezolanos, nos encontremos, reconciliados y reunificados, (no obstante, las diferencias de cualquier orden que existan), con Objetivos e intereses comunes a la totalidad.

El sistema electoral en este proceso constituyente debe ser incluyente, no excluyente. Esto debe garantizar equilibradamente, un sistema uninominal y la representación proporcional de las minorías, así como la representación igualitaria de todos los estados.

En consecuencia, la propuesta de los gochos (como la bautizaron los guariqueños) plantea que, básicamente, las Universidades, el movimiento estudiantil, las Iglesias, religiones diversas y demás sectores sociales, entre otros, apoyado por todos los venezolanos, seamos quienes promovamos e impulsemos el Proyecto País Venezuela Reconciliada y la convocatoria al poder Constituyente originario, por Iniciativa Popular y en un ambiente de debate y reflexión, definir entre TODOS, en forma coherente, el tan ansiado paso del fracasado modelo centralista por una constitución que refleje un MODERNO ESTADO FEDERAL DE PODER DESCENTRALIZADO PRIMERMUNDISTA.
 Así, esta asamblea constituyente originaria seria, una solución, EN PAZ… y no una “salida”.
*José Vicente Haro, profesor de derecho constitucional UCAB

1 comentario:

  1. Venezuela se encuentra en una situación de conflicto, como consecuencia de la intención oculta, que han tenido algunos de los gobernantes de imponer criterios económicos, sociales, políticos ajenos a la idiosincrasia del venezolano. Lo más sensible actualmente, es la ausencia total de la independencia de los poderes públicos, que de existir, harían los naturales contrapesos que garantizan la libertad, el Estado de Derecho y el ejercicio pleno de la democracia.

    ResponderEliminar